Lo conocí en Agua Dulce

Lo conocí en Agua Dulce

Lo conocí en Agua Dulce

10 de Febrero del 2019 - 07:38

No sé cómo vi la pelota llegar a mí y a él acercarse detrás. De inmediato cogí la pelota y se la regresé; entonces él me dijo: “Gracias, linda”, y me sonrojé

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Rosario (22 años, Chorrillos). Señora Magaly, estoy enamorada de un joven sumamente apuesto.

Hace unas semanas, fui con mi familia a la playa Agua Dulce; sin embargo, no estaba muy motivada para ir. Al final fui porque mi pequeño hermano me insistió mucho. Una vez en el lugar, me puse mi bikini y decidí entrar al mar, pero en ese momento pasó delante de mí un joven con la camiseta de la selección de Brasil y en la espalda un estampado que decía “Jesús”.

Desde el primer momento, me quedé encantada con su presencia, su cabello castaño y sus ojos negros. Nunca había visto a un hombre con tales atributos. Al cabo de unas horas, esperé para volver a verlo; aunque no tuve éxito.

Después de dos semanas, mis primos me invitaron a la misma playa y, casi sin esperanzas de volver a verlo, acepté. Para mi sorpresa, estaba otra vez allí, jugando fútbol con otros chicos. De pronto, no sé cómo vi la pelota llegar a mí y a él acercarse detrás. De inmediato cogí la pelota y se la regresé; entonces él me dijo: “Gracias, linda”, y me sonrojé.

Luego de eso, mis primos decidieron retar a su grupo de amigos y comenzaron a jugar casi toda la tarde; ahora juegan juntos cada fin de semana.

Jesús y yo hemos hablado poco; él solo sabe que soy la prima de los chicos con los que juega. Aunque muchas veces he imaginado cómo sería darle un beso, nunca me atrevo ni siquiera a invitarlo a salir.

No sé cómo comportarme junto a él, doctora. Ayúdeme. ¿Qué puedo hacer? No quiero que piense que soy una chica fácil solo porque me gusta demasiado.

OJO CONSEJO:

Procura no confundir ilusión con enamoramiento. Conoce más a Jesús y descubre si es lo que realmente deseas para ti; no te precipites. Mucha suerte.

LEE TAMBIÉN: Mi pareja suda y me da asco

HAY MÁS...

ojo