Lo quiero como mejor amigo

Lo quiero como mejor amigo

Lo quiero como mejor amigo

09 de Octubre del 2017 - 07:45

Lo invité a mi casa para reconciliarnos y me dijo que estaba cansado de ser mi amigo

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Rosario (18 años, Villa María del Triunfo). Doctora, estoy a punto de perder una amistad de muchos años y me duele infinitamente. Fernando es mi mejor amigo, lo conozco desde que estamos en la primaria. Siempre hemos sido buenos amigos, hasta conocemos lo peor de cada uno y aún así nos queremos, pero es un cariño de amigos, de hermanos.

Sin embargo, parece que él siente otras cosas por mí y no sé cómo reaccionar al respecto. Cuando entramos a la secundaria nos alejamos un poco porque él estuvo en el salón “A” y yo en el “C” por el tema de nuestros apellidos. Yo tuve otros amigos, pero seguíamos teniendo comunicación por otros medios. En más de una ocasión nos molestaron con que parecíamos pareja. Fernando siempre se ponía rojo por mi culpa, hasta lo molestaban de afeminado, pero él no es nada de eso.

El año pasado acabamos el colegio y no fue mi pareja de promoción, porque a mí me gustaba otro chico y le pedí para ir juntos, aunque esto me costó que Fernando me quitara el habla. Al inicio no comprendía el motivo de su molestia, hasta me parecía exagerado. Estuvimos muchas semanas sin hablarnos y yo detrás de él para saber qué había pasado. Lo invité a mi casa para reconciliarnos y me dijo que estaba cansado de ser mi amigo, que solo lo buscaba cuando tenía problemas, fue entonces cuando me confesó que me amaba y me dio un beso. Sorprendida, le pedí que se fuera. Estoy muy confundida, siento como si me hubiera besado mi hermano. Es claro que no me gusta como hombre, solo lo quiero como a un familiar, pero no quiero lastimarlo. Doctora, ¿qué debo hacer?

OJO CONSEJO:

Ser sincera es importante en toda amistad. Dile lo que sientes y no evadas la situación. Si no le puedes corresponder, lo mejor es tomar distancia por un tiempo.

LEE TAMBIÉN:

Mi esposo es un pervertido

HAY MÁS...

ojo