Me cautivó en la marcha escolar

Me cautivó en la marcha escolar

Me cautivó en la marcha escolar

28 de Julio del 2018 - 08:10

Me incomodó cuando algunos chicos de sexto grado empezaron a molestarnos. Me sonrojé, aunque ella supo manejarlo

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Percy (39 años, Cercado de Lima). Doctora, espero que se encuentre muy bien. Le escribo para comentarle que desde hace unas semanas me siento fuertemente atraído hacia una colega en el colegio. Le explico. Antonella es profesora de primaria, así como yo. Sin embargo, casi no había cruzado palabra con ella durante estos casi 6 meses que llevo en la institución. Tengo un trato respetuoso con todos, pero desde hace un par de semanas comenzamos a alistarnos para la marcha escolar antes de que empiecen las vacaciones de los niños. Allí comenzó todo. No solo me sorprendió su manera de hablar con todos, sino también cómo podía alternar tan sabiamente la alegría, la seriedad y la risa. Me llamaba la atención esa autoridad; ello hizo que no dejara de verla durante todos los ensayos.

La semana anterior, doctora, por disposición de los auxiliares en las nuevas formaciones, colocaron a Antonella muy cerca de mí como ejemplo de guía cuando salíamos por las calles en fila. Así conversamos durante los intermedios y me encantó el conocimiento que tenía sobre las ciencias. Olvidé decirlo: ella enseña Matemáticas, pero me agradó que conozca un poco de Historia, que es lo que me ha gustado siempre. Me incomodó cuando algunos chicos de sexto grado empezaron a molestarnos. Me sonrojé, aunque ella supo manejarlo con un tono entre coqueto y sincero. Esto se ha repetido en los días siguientes, hasta que ya no pude ocultarlo más. Quiero salir y conocerla, pero tampoco quiero poner en riesgo mi trabajo o incomodarla. Señora Moro, ¿qué debo hacer?

OJO CONSEJO:

Estimado Percy, si te consideras maduro y profesional, entonces inténtalo. De lo contrario, no mezcles el trabajo con el amor o puedes perjudicarte.

LEE TAMBIÉN: No quiere ir a la Parada Militar

HAY MÁS...

ojo