Me conquistó en la playa

Me conquistó en la playa

Me conquistó en la playa

06 de Enero del 2018 - 07:57
» Textos:

Mis amigas del trabajo me convencieron de pasar el Año Nuevo en Lurín

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Antonella (28 años, San Miguel). Doctora, el fin de semana pasado viví una experiencia algo inusual. No acostumbro salir a fiestas ni aceptar invitaciones a eventos sociales; pero mis amigas del trabajo me convencieron de pasar el Año Nuevo en Lurín. “No seas aguafiestas”, me dijeron. Mi trabajo de consultora me mantiene casi siempre ocupada, por ello sentí la necesidad de descansar y a la vez relajarme para esa fecha. Entonces acepté.

Nunca imaginé que, luego de atravesar la Panamericana Sur, exactamente en medio de ese mar de sombrillas y botellas de cervezas regadas en la arena, se encontraba el amor de mi vida.

Sí, lo admito, me he apresurado; pero permítame contarle mi historia, que es muy breve. Mis amigas, como casi siempre, me dejaron sola y se dieron un chapuzón. Yo tenía frío hasta que llegó él, con su bermuda playera, un vaso en la mano y me ofreció conversar. Julio no era muy apuesto, pero sin duda es muy romántico. Me ofreció su tiempo y enseguida trajo consigo un plato de arroz con pollo. Jamás me había sentido tan bien de estar abandonada por mis amigas. Me dio su visión de la vida y, aunque olía a alcohol, quedé encantada con su forma de hablar: era piurano. Comprendí entonces el porqué de su buena sazón y de su melodiosa voz. Intercambiamos números de teléfono y se despidió de mí con un ligero roce en los labios. En el trayecto de regreso a casa, no dejaba de pensar en él. Doctora, creo que debo darme esta oportunidad; nadie me ha hecho sentir así nunca, aunque me dijo que regresará la próxima semana a su ciudad. ¿Qué me recomienda?

LEER MÁS: Yo inspector y ella ambulante

ojo