Me dejó por la vigilia de Keiko

Me dejó por la vigilia de Keiko

Me dejó por la vigilia de Keiko

21 de Octubre del 2018 - 07:48

Yo me siento indignado, no puedo creer que cualquier cosa sea más importante que sus hijos y yo

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Julio (64 años, San Isidro). Doctora, estoy mortificado con mi esposa Karina, ya son 2 noches que no duerme en la casa, todo por ir a hacer vigilias de Keiko. Si yo hubiera sabido que la mujer con la que me casé iba a ser tan fanática de los Fujimori, lo hubiera pensado dos veces. No voy a negarle que yo también era un fiel seguidor del partido del Chino, pero tampoco puedo hacerme el de la vista gorda con todo lo que ocurre. Tanta corrupción me desborda, yo no entiendo por qué mi esposa se aferra a esos políticos. Ya le dije que no debe confiar ciegamente en nadie, pero ella no comprende. Dice que Keiko y su familia son inocentes, que solo han sido víctimas de las circunstancias. Yo me siento indignado, no puedo creer que cualquier cosa sea más importante que sus hijos y yo. Creo que ya sobrepasa todo los límites permitidos. Ya no sé qué más hacer ni qué decirle, siento que la estoy perdiendo. Mi último intento fue en el segundo día de vigilia de la “señora K”, en el que decidí prepararle una deliciosa cena, con velas aromáticas, pero ella nunca llegó pese a que era nuestro aniversario, cumplíamos un año más de casados.

Doctora Moro, ¿se da cuenta? Karina ya no me ama como antes, solo piensa en apoyar a su candidata y lo que me enoja más es que ni siquiera se trata de una buena causa. Yo no entiendo qué hace apoyando a una mujer que solo tiene hambre de poder y que claramente no le interesa el país, sino mire a sus congresistas. Lamento mi situación, siento que tengo el corazón roto y que ya no hay nada que pueda hacer para recuperarla. Un consejo, doctora.

OJO CONSEJO:

Estimado Julio, entiendo que te sientas afligido, pero debes tratar de comprender a Karina. Dale tiempo para que se dé cuenta por sí sola de su error. Mucha suerte. 

LEE TAMBIÉN: De cariño me dice “Chicho”

HAY MÁS...

ojo