Me enamoré por el Buzón del Amor

Me enamoré por el Buzón del Amor

Me enamoré por el Buzón del Amor

21 de Septiembre del 2017 - 07:38

Un año después nos conocimos y desde entonces no nos hemos separamos

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Mariana (58 años, Mi Perú). Doctora, quiero agradecerle por haberme reunido con el amor de mi vida. Hace tres años, me hubiese reído si escuchaba eso. En cambio, hoy solo sonrió al lado de él.

Mi vida dio un giro de 180 grados cuando mi hijo mayor confesó que había mandado un correo al Buzón del Amor de este diario, ante mi negativa de acudir a citas. Yo rogué a Dios para que la carta nunca aparezca acá. Moría de vergüenza al pensar que alguien podía descubrir quién era.

Pese a ello, una semana después apareció lo siguiente: “Señora de 55 años desea conocer a hombre que le gusten las rancheras y que tenga de 50 años a más”. Líneas abajo aparecía mi correo electrónico.

Le juro doctora que no le hablé a mi hijo por dos días. Luego, la curiosidad me embargó y abrí mi correo. En la bandeja de entrada solo aparecían ofertas y algunas cadenas de oración. Un poco decepcionada, olvidé la situación. Dos meses después, recibí la alerta de un correo. Sorprendida y aún incrédula, revisé mi email para saber de qué se trataba y así fue como encontré dos correos de una persona desconocida. En el primero, un hombre se presentaba como amante de la cultura mexicana, entre otras cosas. Pero en el otro correo la misma persona se disculpaba con la excusa de que su hijo había escrito esas palabras, pero confesó que sí amaba los mariachis.

Desconcertada, yo también le conté la verdad y de cómo llegó mi correo al Buzón del Amor. Fue así que empezamos a conversar y parecía que estábamos hechos el uno para el otro. Un año después nos conocimos y desde entonces no nos hemos separamos. Gracias, doctora y espero seguir siendo feliz. 

OJO CONSEJO:

Querida, me encanta conocer estas historias. Creo que de alguna forma fue tu hijo quien te ayudó a encontrar el amor por esta vía. Bendiciones para ambos. 

LEE TAMBIÉN: En dos años no puedo olvidarla

ojo