Me enamoró con tamales

Me enamoró con tamales

Me enamoró con tamales

24 de Diciembre del 2017 - 08:44

Todo cambió cuando un día apareció y me regaló una bolsa de tamales para mi desayuno

Por: magaly moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Talía (25, San Miguel). Doctora, estoy buscando al chico más detallista que he conocido. Para que entienda mejor de lo que hablo, le cuento que yo trabajo muy lejos de mi casa y me transporto en tren eléctrico. La estación en la que siempre abordo es Bayóvar, una de las más concurridas. Por esta razón, me demoro cerca de 40 minutos haciendo cola para poder viajar. Durante esta larga espera diaria, conocí a William, un chico buena gente. Él me ayudó a meterme en la fila sin pedirme nada a cambio. Desde ese día, ambos nos ayudamos en las mañanas y nos guardamos sitio en la cola. Intercambiamos números; yo le di el que usaba en mi trabajo. El tema es que este trato entre ambos duró cerca de tres meses. Nunca le insinué nada ni él a mí, así que pensé que no le interesaba. Sin embargo, todo cambió cuando un día apareció y me regaló una bolsa de tamales para mi desayuno. Mi reacción fue de asombro, ya que era un detalle muy bonito y original; le di las gracias por su ofrecimiento mientras subíamos al tren. Cuando llegué a mi oficina, el jefe de mi área me indicó del cambio de mi horario; en vez de asistir en la mañana, tenía que ingresar en la tarde. Para mí fue una bendición, porque odio levantarme temprano; pero me di cuenta de que la excusa para poder verlo todas las mañanas en el tren se había terminado. Sumado a ello, mi celular se formateó y no tengo su número. A veces trato de encontrarlo, pero es difícil porque hay mucha gente. Quiero decirle que me gusta y quisiera intentar salir con él más adelante. Doctora, ojalá y leyera esto; si fuera así, le pido que me responda.

OJO CONSEJO

Estimada, tu pedido es algo difícil de cumplir, pero no dejes de intentar. Probablemente, él también quiera comunicarse contigo; sigue en la búsqueda.

LEER MÁS:  Ella tiene más músculos que yo

ojo