Me gustan los chicos malotes

Me gustan los chicos malotes

Me gustan los chicos malotes

08 de Noviembre del 2018 - 07:18

Va a sonar bastante tonto, pero yo quiero un chico malo como “H” de “Tres metros sobre el cielo”

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Kiara (23 años, La Molina). Doctora Moro, me siento muy molesta conmigo misma. Seré directa con usted y se lo contaré todo de forma muy resumida. Soy una mujer guapa y simpática. Siempre he tenido pretendientes y galanes que han estado detrás de mí; sin embargo, no me llaman la atención.

Todos ellos son tiernos y lindos conmigo. Por ejemplo, Gino, el chico con el que estoy saliendo, es caballero, cariñoso, me trae detallitos, me compra chocolates, me pregunta si llego bien a casa, en fin... Hace todas esas cosas cursis que a cualquier chica enamora, aunque eso a mí no me atrae. Sé que parece raro, pero yo prefiero un chico misterioso, que no quiera impresionar, que sea rudo; eso para mí es perfecto.

Mis amigas de la universidad dicen que estoy mal y que vivo obsesionada con los chicos de libros o películas; quizás tengan razón. El problema es mi manera de apreciar a los hombres. Lo que pasa es que me encantan los libros de Federico Moccia y las películas de comedia romántica; son mi género favorito, aunque considero que eso no me está haciendo bien. Va a sonar bastante tonto, pero yo quiero un chico malo como “H” de “Tres metros sobre el cielo” o un Noah Flynn, como el protagonista de la película “Stand de besos”. Los chicos así como ellos me gustan. Vivo en un mundo de fantasías, lo sé; pero no quiero a un chico bueno como enamorado. No me gustan que sean tan melosos ni cariñosos; prefiero lo contrario. ¡Ay, doctora, ayúdeme! Quizás no sea la única persona que viva anhelando a los personajes de libros o del mundo del cine. ¿Qué hago?

OJO CONSEJO:

Querida, tienes que diferenciar entre la ficción y la realidad. Por tu actitud, estás dejando pasar la oportunidad de estar con un chico que te quiere y respete. Suerte

LEE TAMBIÉN: Me enamoró con makis

HAY MÁS...

ojo