Me hizo llorar en la discoteca

Me hizo llorar en la discoteca

Me hizo llorar en la discoteca

18 de Mayo del 2018 - 08:02
» Textos:

Con esa mala pasada, decidí aceptar la propuesta de mi enamorado para ir a una de esas discotecas a las que él solía frecuentar

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Alexandra (27 años, Breña). Doctora, tengo que decirle algo que me ha hecho sufrir mucho en las últimas semanas. A fines del mes pasado, Sebastián me terminó cuando fuimos a una fiesta por Miraflores. Él estaba bastante tomado y yo muy sensible porque me fue mal en el trabajo. Vea usted, yo me encargo de la edición de videos en una agencia de noticias hasta que un día olvidé colocar el logo de la empresa y fue tanto el alboroto por una transmisión en vivo que me amonestaron. Con esa mala pasada, decidí aceptar la propuesta de mi enamorado para ir a una de esas discotecas a las que él solía frecuentar. Al principio me hizo recordar cómo era él antes y su pasado con varias chicas; sin embargo, fuimos para intentar divertirnos un rato porque lo tomé como algo nuevo. Al pasar las horas todo se fue al tacho porque empezó a tomar más y me confesó todas las cosas de las que se había privado para estar conmigo. Me aseguró que ya no salía con sus amigos y que no tenía tiempo para hacer lo que le gustaba por falta de libertad. Nunca lo vi tan furioso. Alzó la voz y la gente intentó detenerlo porque pensaron que podía pelearse con cualquiera. Me sentí tan ofendida por lo que expresó que llegué a la conclusión de que todas las cosas que me dijo antes eran mentiras. Lloré como nunca lo había hecho, doctora, y me rompió el corazón. En el fondo pensé que solo era algo momentáneo y producto del alcohol, pero fue en ese momento cuando me dijo que ya no quería nada y me dejó sola llorando en la pista. Lo he llamado y no me contesta, ¿qué debo hacer, doctora?

OJO CONSEJO:

Querida, no te esfuerces por alguien que no te valora. En buena hora te mostró cómo es. El dolor será pasajero, recuérdalo. No lo llames y sigue con tu vida.

LEER MÁS: Me hizo llorar en la discoteca


ojo