Me oculta su contraseña

Me oculta su contraseña

Me oculta su contraseña

19 de Marzo del 2018 - 08:40
» Textos:

Hasta hace unas semanas creí que sería diferente a todos los demás hombres

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Lorena (30 años, San Juan de Miraflores). Si algo debo reconocer de mi personalidad es que soy celosa. No me gusta que las chicas se acerquen a coquetearle a mi pareja y me hierve la sangre si este se muestra amable. He tenido malas experiencias en mis anteriores relaciones, las cuales por lo general han terminado en una infidelidad. Es por ello que, tras terminar con Diego, me propuse no volverme a enamorar y enfocarme en mi trabajo, en sacar adelante a mi hija de 5 años y en ayudar a mi madre en todo lo que estuviera a mi alcance.

Aunque he estado sola por dos años, pretendientes no me han faltado; sin embargo, a ninguno he tomado en serio, hasta que conocí a Gerardo. Empezamos a salir a inicios de febrero y hasta hace unas semanas creí que sería diferente a todos los demás hombres que he conocido.

Si bien aún no estamos de manera oficial, yo siento que lo nuestro es de exclusividad, pero las cosas comenzaron a cambiar cuando una vez tomé su celular para ver las fotos que nos habíamos tomado, pero tenía contraseña. Cuando se la pedí me dijo que era personal y que luego me enviaría las fotos. Eso me generó muchas dudas, porque se supone que si está conmigo no debería ocultarme nada. Le reclamé y se molestó conmigo, y como ambos somos orgullosos, hace tres días que no nos hablamos. Doctora, no sé si este problema se pueda arreglar entre nosotros. No sé si se debe a mi celos o es que en verdad Gerardo me está engañando y por eso me oculta su contraseña. Temo que él también resulte siendo un tramposo. ¿Doctora, debo soportar esta conducta? Aconséjeme.

OJO CONSEJO:

Toda relación sana se basa en la confianza. Si no puedes confiar en tu pareja, estás perdiendo el tiempo. Los celos son reflejo de inseguridad. Piensa las cosas. 

LEER MÁS: Salgo con el chico que le gusta a mi amiga

HAY MÁS...

ojo