Me plantó por el partido

Me plantó por el partido

Me plantó por el partido

31 de Mayo del 2018 - 08:10

Muchas veces discutimos por eso y me pone de excusa que siempre salimos juntos, y que lo de sus amigos ocurre de vez en cuando

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Pamela (26 años, Surco). Doctora, espero que se encuentre bien. Le cuento que tengo un problema con mi enamorado por su amor desmedido por el balompié. Desde que empezamos la relación, Fernando me dijo que una de sus mayores pasiones es el fútbol. No se pierde ningún partido y si tiene la ligera probabilidad de ir al estadio, la toma.

El problema es que a veces interfiere en nuestras citas; por ejemplo, en una ocasión me canceló una salida de un sábado y lo peor es que me avisó a última hora. Todo fue porque sus amigos se iban a juntar a jugar una pichanga.

Muchas veces discutimos por eso y me pone de excusa que siempre salimos juntos, y que lo de sus amigos ocurre de vez en cuando. Lo que me exasperó fue lo que pasó hace poco: íbamos a ver el partido de Perú contra Escocia en casa, ya habíamos comprado las cosas para comer y había limpiado todo para que venga a las 6:00 p.m., pero ese mismo día al mediodía me llama diciendo que su amigo le estaba regalando una entrada para el partido, ya que su acompañante no iba a ir. Discutimos un rato porque era algo que habíamos planificado e iba a ser una noche bonita, pero ante su insistencia le dije que no se preocupara, que vaya a divertirse. Pensé que luego del partido me llamaría o me escribiría un texto, pero creo que fue en lo que menos pensó o no sé si se distrajo mucho, pero jamás tuve noticias de él. Esa noche me sentí horrible, ya que me reemplazaba por los partidos. Yo sé que es su pasión, pero me siento mal por que no me considere. Doctora, ¿Cómo puedo sobrellevar esta situación?

OJO CONSEJO:

Estimada, está bien que respetes sus pasiones, pero él debe respetarte a ti. Conversa seriamente con Fernando y déjale en claro todo lo que sientes. Suerte.

LEER MÁS: Me ignora olímpicamente

HAY MÁS...

ojo