Me tiene harto con “Luismi”

Me tiene harto con “Luismi”

Me tiene harto con “Luismi”

01 de Agosto del 2018 - 07:49

Dice que no entiende cómo pudo dejar de escuchar su música por muchos años y que va a recuperar el tiempo perdido

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Miguel (45 años, Santa Anita). Doctora, estoy a punto de volverme loco y todo por culpa de Luis Miguel. Hace más de 20 años que me casé con Marita, una buena mujer, sensible y tierna. Ella era fanática del cantante y hasta decía que era mi “incondicional”.

Al principio me parecía que era como cualquier seguidora, pero luego noté que tenía una gran obsesión que felizmente logré aplacar con mi encanto y seducción. Poco a poco dejó de sentir ese aprecio irracional por alguien que ni conocía en persona y se enfocó más en nuestros amor. Sin embargo, mi problema regresó a raíz de la serie de Netflix. ¡Maldita la hora! Para que entienda mi enojo, señora Moro, Marita no deja de hablar de “El Sol”, desde que amanece pone sus discos y, mientras va lavando los platos, comienza a cantar a viva voz. Ya vio la serie más de 5 veces y dice que toda su música le recuerda a sus buenos años, cuando era joven y tenía muchos pretendientes. Incluso se puso a llorar cuando la serie terminó. Ya han pasado varios días, pero ella sigue encantada con el bendito mexicano o puertorriqueño, hasta me sé datos por culpa de sus conversaciones. Marita, incluso, ha descuidado a nuestros hijos. Dice que no entiende cómo pudo dejar de escuchar su música por muchos años y que va a recuperar el tiempo perdido. Ese cantante me está robando el amor, las atenciones y la dedicación de mi esposa, debo admitir que la situación me causa celos, hasta he intentado vestirme como él, pero ya no soy el jovencito de antes y la ropa ya no me queda igual. Doctora, ¿qué me aconseja?

OJO CONSEJO:

Querido Miguel, mantén la calma. Estoy segura de que esto será temporal, comprende a Marita, quien solo busca sentirse joven recordando el pasado. Ten paciencia.

LEE TAMBIÉN: La ex de mi pareja me buscó

HAY MÁS...

ojo