Me utilizó para quedarse en el país

Me utilizó para quedarse en el país

Me utilizó para quedarse en el país

06 de Mayo del 2017 - 09:30

Todo era un plan que había tramado para que yo acepte casarme y asegurar su residencia y la de su verdadera familia venezolana

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Tatiana (38, San Juan de Miraflores). ¡Ay, doctora, la verdad que no sé qué hacer! A pesar de que soy un poco fría, creí que al abrir mi corazón a Gerardo podía tener una linda historia.

Sin embargo, me di cuenta que solo me quería por ser un vehículo para obtener la residencia peruana que tanto anhelaba. Gerardo es un joven venezolano que conocí en pleno Gamarra, donde tengo un puesto de ropa masculina cerca del Parque Cánepa. Aunque muchos dicen que la venta de arepas es reciente en la zona, Gerardo ya había comenzado con ese negocio desde hace varios años.

Yo le compraba de vez en cuando algunos aperitivos y de paso me encargada de hacerle ojitos. Con el tiempo nos volvimos enamorados, y tras varios meses nos comprometimos como novios. Mi felicidad era plena, nada podía arruinar lo que tanto había soñado: casarme. Al no tener a sus familiares en Perú, me solicitó hacer una ceremonia por civil ya que deseaba que su madre esté presente. Acepté y nos casamos.

El primer mes todo era normal. Pero mi mundo se vino abajo cuando la semana pasada lo vi con una señora cuerpona y un niño. Al principio pensé que eran clientes porque el niño comía arepas; sin embargo, cuando la besó descubrí su mentira.

Le reclamé y solo atinó a empujarme para que el pequeño no escuche mis gritos. ¡Aquella señora era su mujer! Todo era un plan que había tramado para que yo acepte casarme y asegurar su residencia y la de su verdadera familia venezolana. Quiero separarme de él, pero la vergüenza me mata. ¿Qué debo hacer?

OJO CONSEJO:

Es necesario que tomes acciones legales. No puedes permitir que se burle de ti ni tampoco seguir casada con una personas así. Fuerza, Tatiana.

ojo