Me veré con mi primer amor

Me veré con mi primer amor

Me veré con mi primer amor

23 de Agosto del 2017 - 07:30

Mi hija mayor buscó a Efraín en Facebook y decidió escribirle desde mi cuenta. Cuando me contó casi me muero de la vergüenza

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

María José (40 años, Cercado de Lima). Querida doctora, le escribo porque una persona de mi pasado ha retornado a mi vida y no sé cómo enfrentarlo. Todo esto sucedió cuando decidí eliminar todo rastro de él, pero por distracción dejé al alcance de mis hijas unas “benditas” cartas.

Todo empezó la semana pasada, cuando encontré en mi armario un cofre, donde estaban las cartas en las que mi primer amor confesaba su amor pasional y la posterior correspondencia de ambos. No puedo negar que encontrarlo me causó emoción y mucha curiosidad por saber qué había sido de él durante estos años, pero con tres hijas en casa lo olvidé pronto.

Al parecer, con ellas no pasó lo mismo. Encontraron las cartas y mi hija mayor, de 16 años, buscó a Efraín en Facebook y decidió escribirle desde mi cuenta. Cuando me contó lo que hizo, casi me muero de la vergüenza. Lo peor es que el resultado fue inesperado para ambas: él respondió y contó que nunca se había casado. Y yo soy viuda desde hace seis años.

Nos encontraremos el próximo martes y estoy muy nerviosa porque mis hijas están muy ilusionadas con esta reunión. El problema es que yo nunca le escribí, incluso hay partes muy cursis como si el tiempo se hubiese detenido en 1992. Yo lo llamé para explicarle la confusión, pero aún así él me dijo que desea verme. Efraín cree que en la vida no existen las coincidencias, por ello quedamos en cenar.

Hasta ahora no puedo creer lo que está ocurriendo y para ser honesta no sé cómo actuar. En todo caso, mis hijas y yo nos hemos vuelto cómplices en esta aventura, por así decirlo. Doctora, ¿qué debo hacer o decir en la cita? Estoy supernerviosa.

OJO CON ESTO:

Querida, recuerda que solo es una cita. No te anticipes a los hechos, disfruta de la velada. Solo sé tú y verás que todo será felicidad.

LEE TAMBIÉN: No quiero que él sea profesor