Mi enamorado no sabe lo que quiere

Mi enamorado no sabe lo que quiere

Mi enamorado no sabe lo que quiere

28 de Mayo del 2018 - 08:12
» Textos:

Si bien él está separado de la madre de sus hijos, sigue viviendo con ella

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Estefanía (42 años, Ventanilla). Doctora, hace unos meses inicié una relación con Fernando. Lo conocí cuando empezaba a creer que todos los hombres con los que había estado eran unos miserables. Sigo pensando que él es la excepción.

Fernando es mayor que yo por 4 años y está separado hace 2 años, y al igual que yo tiene 2 hijos. Yo estuve casada hace 5 años, pero descubrí que el tipo que me juró amor eterno me engañaba con su amiga del trabajo. Lo mejor fue divorciarme y, si bien mi exesposo ve a nuestros hijos, mi relación con él es de cortesía. Caso muy distinto es el de Fernando, porque, si bien él está separado de la madre de sus hijos, sigue viviendo con ella, motivo por el que hemos discutido algunas veces. Ambos hemos decidido apoyarnos en nuestra situaciones, pero me cuesta respaldarlo si él no pone nada de su parte. No quiere mudarse de esa casa porque quiere ver siempre a sus hijos. Yo dudo que solo sea por sus niños.

La semana pasada le dije para planear un viaje juntos, así sea un fin de semana, a un lugar cerca, pero me puso un montón de excusas. He notado dudas de su parte, así que decidí hablar seriamente con él. Le pregunté si en verdad quería que lo nuestro funcione o estaba pensando regresar con la madre de sus hijos, a lo que él solo atinó a quedarse en silencio y me respondió: “No sé”. Me afectó mucho su respuesta porque creí que, después de todo lo que me había contado, esperaba tener una mejor relación. Me cuesta creer que haya alguien capaz de seguir en esa situación. ¿Qué debo hacer, doctora?   

OJO CONSEJO:

Las dudas nunca suman a una relación. Tú eres una mujer de decisiones firmes y mereces alguien que te ame, respete y sobre todo no dude de lo que siente por ti. Suerte.   

LEER MÁS: Quiere casarse a lo Harry y Meghan

HAY MÁS...

ojo