Mi mujer gana más que yo

Mi mujer gana más que yo

Mi mujer gana más que yo

21 de Agosto del 2017 - 07:33

Odio que pase esto. Le he pedido que deje de trabajar, pero desde que recibe dinero me dijo que ya no quiere ser ama de casa

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Fernando (30 años, San Juan de Lurigancho). Doctora, creo que cometí un grave error y le escribo porque a estas alturas de mi vida ya no sé cómo solucionarlo. Me enamoré de Cynthia, quien fue mi primer amor en el colegio, nos conocimos demasiado jóvenes. Cuando terminamos la secundaria, ella salió embarazada.

En mi casa nunca tomaron a bien que fuera padre muy joven, no me apoyaron, por lo que tuve que trabajar todos los días para mantener a mi nueva familia. Tres años después, Cynthia se volvió a embarazar. Esto hizo que siempre viviéramos ajustados económicamente. Cuando mi segundo hijo cumplió 4 años, mi pareja decidió trabajar, pero le pedí que no lo hiciera porque hacía sentir que mi esfuerzo no bastaba. Así que empezó a vender productos de belleza desde la casa, con catálogos.

Debo confesar que nunca tomé en serio esa forma de trabajo, hasta que un día me enfermé y tuve que dejar de laborar. Los recibos se habían acumulado, pero ella pagó todo con los ahorros de su negocio. Me dejó sorprendido que desde la casa y con sus amigas, pudiera tener ingresos, pero ahora ya no está mucho tiempo con nosotros.

Lleva a nuestros hijos a la casa de su mamá para que los cuide hasta la noche. Eso me molesta mucho porque ella debería hacerlo. Además, hace unos días me dijo que ha conseguido un trabajo en una empresa y sumado a sus ventas tiene muy buenos ingresos. Incluso, mucho mejores que los míos. Odio que pase esto. Le he pedido que deje de trabajar, pero desde que recibe dinero me dijo que ya no quiere ser ama de casa. Doctora, ¿qué debo hacer?

OJO CON ESTO:

Entiende que Cynthia ahora se siente una mujer realizada con su trabajo. Tú, como su pareja, deberías apoyarla. Juntos pueden sacar adelante a la familia. Suerte.

LEE TAMBIÉN: Conocer a ‘Ramsés’ elevó mi autoestima