Mi pareja tiene pánico a los temblores

Mi pareja tiene pánico a los temblores

Mi pareja tiene pánico a los temblores

22 de Mayo del 2018 - 07:47
» Textos:

Faltaba todavía media hora para que me levantara cuando nuestra casa empezó a moverse

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Elena (45 años, San Juan de Miraflores). Doctora, sé que vivimos en un país sísmico, y de alguna manera estoy acostumbrada a que la Tierra nos sorprenda con algún movimiento. Siempre se recomienda mantener la calma, y es así como actué el pasado jueves. Faltaba todavía media hora para que me levantara cuando nuestra casa empezó a moverse. Desperté a José, mi esposo, y cuando le expresé que se sentía un temblor empezó a gritar como si fuera la víctima de una película de terror. Sus gritos y desesperación perturbaron a mi gata, Michina, que hasta ahora está perdida. José le tiene pánico a los temblores, así sea el más chiquito de todos. Ni bien siente que la casa se mueve empieza a gritar, hace que todos salgan de la casa como estén. Algunas veces, producto de los nervios, se ha caído de las escaleras. Se ha fracturado el brazo una vez y se ha luxado el pie en tres oportunidades. Su trauma con este fenómeno natural se intensificó con el terremoto del 2007. Él estaba de viaje en Ica por motivos de trabajo y estuvo un mes sin hablar. Le he dicho en muchas oportunidades para que realice terapia y pueda superar esos problemas que tiene. En 1970, cuando era niño, estaba en Áncash y ocurrió un terremoto. Parece que siempre ha estado en el epicentro cuando se ha dado un movimiento sísmico. Yo entiendo su temor, por lo que intento ayudarlo, pero él no quiere. Después de un susto así le cuesta dormir, está de mal humor y le habla feo a sus hijos. Cuando pasan unos días vuelve a ser el mismo padre amoroso de siempre y buen esposo. ¿Qué me aconseja hacer, doctora?

OJO CONSEJO:

La comprensión es un punto relevante en la relación. Ayuda a tu esposo, conversa con él y que sienta todo el apoyo de sus seres amados. Sé paciente con tu pareja.

LEER MÁS: Mi novia sufre de mamitis

HAY MÁS...

ojo