No creo en el matrimonio

No creo en el matrimonio

No creo en el matrimonio

17 de Septiembre del 2018 - 07:00

Cuando él me pidió que sea su enamorada, con la complicidad de Daniela, acepté feliz y empezamos una linda relación que ya lleva 8 años

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Lucía (29 años, Magdalena del Mar). Doctora, tengo buenos recuerdos de mi época universitaria. Fue ahí donde conocí, en el primer ciclo, a Eduardo y Daniela, mis mejores amigos. Gracias a ellos pude recuperarme de una tormentosa relación sentimental que finalizó el día que ingresé a la universidad. Con el pasar de los años, la cercanía con Eduardo hizo que pasáramos geniales momentos y que surgiera algo más que una amistad. Cuando él me pidió que sea su enamorada, con la complicidad de Daniela, acepté feliz y empezamos una linda relación que ya lleva 8 años. Lamentablemente, esta felicidad se veía contrastada con los problemas que tenía en casa, pues mi papá le era infiel a mi mamá en innumerables ocasiones, situación que soportaba en silencio y de la que ella llegó a saber años más tarde.

Fueron momentos muy complicados, de los que concluí que no valía la pena casarse. No quiero ser parte de un formalismo muchas veces hipócrita. Tanto Eduardo como Daniela conocen esta situación y me comprenden. Es más, el mismo Eduardo me comentó que tampoco quería casarse. Pero hace unos días, Daniela me confesó que Eduardo planeaba pedirme matrimonio en un flashmob que involucraba a todos mis amigos de la universidad y el trabajo. Doctora, amo a Eduardo, pero sigo creyendo que no necesito un papel para afirmar lo que siento por él. No quisiera romperle el corazón al decirle que no después de todo el esmero que está haciendo en la pedida de mano, o que nuestros amigos crean que ya no estamos si se cancela el flashmob. ¿Qué me aconseja hacer?

OJO CONSEJO:

Querida Lucía, no dejes que esa mala experiencia marque el rumbo de tu felicidad. Conversa con Eduardo sobre si es necesario casarse para ser felices. Suerte.

LEE TAMBIÉN: Trabajó en cine para adultos

HAY MÁS...

ojo