No me quieren por mi color

No me quieren por mi color

No me quieren por mi color

05 de Febrero del 2019 - 07:39

Hace cinco meses, María terminó conmigo. Cuando le pedí que me diera una explicación de su decisión, me dijo que era porque su familia no aceptaba nuestra relación.

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Roni (21 años, San Juan de Lurigancho). Doctora Moro, espero que no juzgue mis palabras y, por el contrario, entienda mi sentir y dolor.

Soy una persona de tez oscura y, aunque suene tonto, odio haber nacido de este color.

Sé que no tengo la culpa, porque esto es algo que está en mi sangre, pero no puedo evitar sentir ese rechazo. Lo peor de todo es que creo que mi tono de piel ha hecho que no tenga suerte en el amor.

Hace cinco meses, María terminó conmigo. Cuando le pedí que me diera una explicación de su decisión, me dijo que era porque su familia no aceptaba nuestra relación. ¿Sabe por qué?, porque no le gustaba físicamente para ella.

Doctora, esto no me sorprende, ya que es la tercera vez que una mujer me termina por motivos similares, y usted debe entender que luego de eso mi autoestima no es la misma.

Estoy cansado, fastidiado y estresado por esta situación; toda mi familia es de tez blanca y yo soy el único moreno. Si supiera todas las veces que he sido rechazado en el colegio; no tenía amigos y nunca fui el protagonista de alguna obra en el colegio. Realmente es indignante que en pleno siglo XXI la gente siga pensando de forma tan racista, aunque tengo que aceptar que, con tanta discriminación, uno puede llegar a pensar que es normal.

La semana pasada conocí a una mujer guapa, pero no quiero ilusionarme. Mejor voy a hacerme el cambio de color de piel que he estado pensando, y luego me animo a conquistarla, quizás tenga mejor suerte. Doctora Moro, ¿estará bien mi decisión o estoy exagerando?

OJO CONSEJO:

Querido, lamento que hayas conocido a este tipo de personas. No tienes que cambiar para agradar al resto. Aprende a quererte tal como eres. El amor llegará. Ánimo. 

LEE TAMBIÉN: No acepta que terminamos

HAY MÁS...

ojo