Odio sus fotos de Instagram

Odio sus fotos de Instagram

Odio sus fotos de Instagram

15 de Mayo del 2018 - 08:15
» Textos:

Grande fue mi sorpresa cuando un día me puse a ver sus fotografías de Instagram en las que, obviamente, ella era la protagonista

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Christian (28 años, Villa El Salvador). Doctora, las redes sociales han agudizado la pobreza mental de las personas y un ejemplo de esto es Celeste, la pareja de mi hermano, quien no tiene ningún pudor en publicar sus fotografías en internet. Cuando mi hermano me la presentó, no me simpatizó, me pareció una mujer creída, pese a ser poco agraciada, ya que por su carrera de bióloga se cree superior a nosotros. Incluso, a veces usa términos complejos cuando conversamos, según ella, para que no la podamos entender.

Conforme pasaron los meses y la íbamos viendo en las reuniones familiares, me añadió al Facebook y en las demás redes que pocas veces uso por trabajo. Pero grande fue mi sorpresa cuando un día me puse a ver sus fotografías de Instagram en las que, obviamente, ella era la protagonista y posaba más fea de lo que es, con el pijama que revela su falta de ejercicio y su mal gusto para vestir. Sentí un total rechazo, le mostré a mi hermano las fotos que subía su enamorada, pero él no sabía de esa cuenta en Instagram de su pareja. Sin querer causé que mi hermano y Celeste discutieran. No le voy a mentir, en ese momento sentí alegría por lo sucedido y esperaba que esa relación llegara a su fin. Sin embargo, eso nunca pasó.

Mi hermano la perdonó y Celeste me puso la cruz. Me buscó para decirme que jamás iban a separarse. Por mi parte, decidí eliminarla de todas las redes sociales. Doctora, he tenido pesadillas con sus fotografías en Instagram, algunas veces la veo acercarse con su pijama de seda y su cabello mojado. ¿Qué hago, doctora? 

OJO CONSEJO:

Querido, te has obsesionado con la pareja de tu hermano. Enfócate en tus cosas y deja que los demás sean felices. Suerte. 

LEER MÁS: Siento envidia de mi exenamorado

HAY MÁS...

ojo