Perdí la cabeza por el trago

Perdí la cabeza por el trago

Perdí la cabeza por el trago

13 de Noviembre del 2017 - 09:01

Le comento que en la universidad hay un chico que me gusta demasiado, se llama Rodrigo y es simpático

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Mariana (23 años, San Martín de Porres). Doctora, a comparación de mis amigas, evito tomar bebidas alcohólicas porque no me siento muy bien cuando lo hago, a pesar de que no las consumo en exceso.

En muchas ocasiones, para no quedar mal he aceptado tomar algún trago, aunque prefiero mezclarlo con gaseosa. Siento que mi cuerpo se relaja demasiado y me importa poco lo que haga después. Mis amigas me dicen que soy una “polla” y entre sus bromas me tratan como si fuera una niña. Y ha sido justamente esta debilidad la que me ha metido en un aprieto.

Le comento que en la universidad hay un chico que me gusta demasiado, se llama Rodrigo y es simpático, inteligente y poseedor de una sonrisa capaz de paralizar todo. Ambos estudiamos Ingeniería de Sistemas y hemos hechos trabajos juntos, pero nunca le he insinuado que me gusta. Sin embargo, el pasado fin de semana perdí el control.

Hicieron una reunión en la casa de Pamela por su cumpleaños, invitaron a todos, incluyendo a Rodrigo. Todo estaba bien, hasta que empezaron las competencias por tomar seco y volteado. Rechacé el juego en más de una ocasión, pero fue tanta la insistencia que tomé una mezcla de varios tragos.

Me sentí muy relajada y cuando vi a Rodrigo, me acerqué y sin pensarlo mucho lo tomé del brazo y no recuerdo exactamente qué le dije, pero lo llevé a un lado más solitario de la casa y lo besé. Él me correspondió y así estuvimos un buen rato. Parecía un sueño, hasta que me di cuenta y me asusté un poco. Salí de aquella casa y desde entonces no he vuelto a hablar con él. Me ha dejado muchos mensajes de WhatsApp y me ha llamado, pero no sé qué decirle. Me muero de vergüenza.

OJO CONSEJO:

No ganas nada con esconderte. Lo mejor es hablar con Rodrigo sobre lo sucedido y de tus sentimientos. No lo estás obligando a nada, solo estás siendo sincera.

LEE TAMBIÉN: Solo piensa en su amante

HAY MÁS...

ojo