Salgo con un hombre casado

Salgo con un hombre casado

Salgo con un hombre casado

02 de Septiembre del 2017 - 16:29
Magaly Moro

Soy profesora de primaria y ahí conocí al padre de uno de mis alumnos. Hemos pecado varias veces en la escuela y algunos locales cercanos

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Samantha (29, San Juan de Lurigancho). Ahora que me arreglo más y hago ejercicio todos los días, mi estilo de vida y apariencia han cambiado a diferencia de cuando era un adolescente. Cuando era más joven no era para nada popular, es más, era la que hacía resaltar a mis amigas simpáticas para que se vean mucho mejor de lo que realmente eran. La cuestión es que ahora no sé qué hacer.

Actualmente me desarrollo como modelo y los chicos me buscan y me persiguen hasta en el trabajo. Todo el mundo quiere estar conmigo y no le miento, amo ser deseada y amada por muchos, sin embargo, no sé por qué me tuve que fijar en alguien que no era lo mejor para mí.

Verá, vivo con mi madre, la amo y me encantan sus consejos como mujer, pero actualmente está de viaje y no podemos comunicarnos mucho, por ello recurro a usted. A parte de ser modelo, trabajo como profesora de primaria. Ahí conocí al padre de uno de mis alumnos, no tan agraciado, tiene dos hijos y está casado, pero no feliz. Yo aún soy joven, así que alguien con tal compromiso no es de mi interés.

No obstante, hemos pecado varias veces en la escuela y algunos locales cercanos. Lo tomo como una diversión momentánea. Ahora, el director del colegio que tiene mi misma edad se me está insinuando. Él es alguien con motivación, soltero y con empleo fijo, además de ser muy atractivo. Sé que él me conviene, pero no me gusta del todo. De forma física sí, pero sentimentalmente no. Él que me hace pensar noche y día es David, el padre de mi alumno. Pero no sé si deba meterme con este hombre casado. ¿Qué me aconseja?

OJO CONSEJO:

En primer lugar, estás dañando una relación. Segundo, no puedes elegir a alguien solo por conveniencia. Debes considerar dos factores: felicidad y tranquilidad.

LEE TAMBIÉN: Estuvo conmigo por una apuesta