Se cree un influencer

Se cree un influencer

Se cree un influencer

28 de Abril del 2018 - 07:58
» Textos:

Se pronunció a través de un vídeo de Facebook Live sobre temas de coyuntura nacional

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Noemí (26 años, Pueblo Libre). Doctora, tengo que contarle que mi enamorado es un apasionado de las redes sociales. Pero eso no es todo, pues siempre ve la forma de informar a todos de lo que está haciendo o de lo que considera que es importante. Hace unas semanas se pronunció a través de un vídeo de Facebook Live sobre temas de coyuntura nacional, y hace unos días subió a su cuenta de YouTube las altas expectativas que tiene sobre las últimas películas que saldrán en cartelera. También opinó del éxito del álbum Panini y el Mundial de Rusia 2018. La serie de cosas que han sucedido en el país lo tienen muy entusiasmado y es bastante raro porque cuando lo conocí no era así. Antes me confesó que empezaba a creer que era un comunicador frustrado, por lo que lo animé a que siga haciendo lo que más le gusta; sin embargo, he llegado al límite.

No solo tiene muchos errores en su redacción, sino que tampoco está muy bien enterado de lo que sucede y, lejos de informar, desinforma. Lo peor es que cada vez que hace sus videos se pone en la piel de un reportero o de un columnista y juzga como si conociera de estos temas. Cree que su opinión importa a todos y muchos de los amigos de la promoción de su universidad se burlan de él a sus espaldas. Yo he tratado de decirle que puede mejorar sus contenidos, pero está más pendiente de la cantidad de followers y suscriptores en sus canales que de la calidad de lo que presenta. No quiero pelear con él, pero ya no sé de qué forma decirle que sus efectos en la gente son totalmente opuestos a los que él espera. ¿Qué debo hacer, doctora? 

OJO CONSEJO: 

Habla directamente con él, o a través de sus amigos más cercanos que aún no le han señalado su error. En todo caso, también puedes ser más tolerante. Saludos.

LEE MÁS: Mi novia sube fotos eróticas

HAY MÁS...

ojo