“Si campeona Francia, me caso”

“Si campeona Francia, me caso”

“Si campeona Francia, me caso”

12 de Julio del 2018 - 07:46

Esta última semana me ha dicho que se va a casar conmigo con una condición: tiene que ganar Francia en el Mundial de Rusia. ¿Lo puede creer, doctora?

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Teresa (38 años, Rímac) Doctora, me siento indignada por lo que estoy viviendo. Llevo 8 años de relación con Ronald y todo este tiempo le he dicho que no podíamos seguir siendo enamorados, que yo necesitaba estabilidad en mi vida, que quería formar una familia, tener hijos. Solo pido todo lo que una mujer desea, pero él nunca me toma en serio, siempre me desvía el tema, me evade. Sin embargo, esta última semana me ha dicho que se va a casar conmigo con una condición: tiene que ganar Francia en el Mundial de Rusia. ¿Lo puede creer, doctora? Está poniendo nuestro futuro en manos de la suerte, de una insignificante competencia, qué vergüenza contarle esto.

Me siento burlada por él, por la forma en cómo toma nuestra relación, como si fuera un pasatiempo. Yo no sé qué hacer, siento que me toma el pelo. ¿Qué hago?, ¿espero que gane Francia y acepto su proposición? Nuestros amigos ya han formado hermosas familias, incluso mi mejor amiga está esperando su primer hijo y yo solo me tengo que conformar ver cómo todos son felices. Siento que he perdido casi una década de mi vida a lado de un hombre que no me valora, que pone nuestro futuro en los pies de unos jugadores de fútbol. Él dice que me ama, que en el sexo soy muy buena y que no necesitamos firmar un papel para ser felices, pero yo creo que son excusas. Siempre soñé con casarme vestida de blanco y entrar a la iglesia, pero él es muy indiferente y no quiere dar su brazo a torcer. Yo sé que, así gane Francia y llegue a la final, él inventará una excusa más para no casarse. Doctora, ¿qué hago?

OJO CONSEJO:

Querida, me imagino cómo te debes sentir por todo esto. No pierdas más tu tiempo a lado de ese hombre, busca la felicidad en otro lado. No se merece una mujer como tú.

LEER MÁS: Me enamoré en el tren

HAY MÁS...

ojo