Solo juega con su cubo mágico

Solo juega con su cubo mágico

Solo juega con su cubo mágico

25 de Septiembre del 2018 - 07:31

Me halaga que le haya gustado el regalo que le di, pero del gusto a esto ya parece una obsesión

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Mariana (22 años, Pueblo Libre). Doctora, desde que le regalé a Mark un cubo de Rubik, también conocido como cubo mágico, solo tiene tiempo para eso. Hace cuatro meses estoy saliendo con él, a quien conocí por mi hermano. Al poco tiempo empezamos a salir. Cuando cumplimos nuestro primer mes, él me sorprendió con un peluche, pero yo no le di nada, es por ello que me propuse esmerarme para su regalo de cumpleaños, que era el siguiente mes. Tras varios juegos de preguntas y averiguar con mi hermano, sabía que el presente ideal sería un cubo de Rubik, algo que, si bien es sencillo, sé que le tiene un sentimiento especial. Una vez me contó que de niño tuvo uno y, aunque nunca pudo resolverlo, siempre quiso tener uno de vuelta porque le recordaba viejos tiempos. Cuando se lo di quedó muy agradecido y en ese momento comenzó a armar las seis caras. Desde entonces, cada vez que teníamos una cita siempre llevaba ese cubo. Me halaga que le haya gustado el regalo que le di, pero del gusto a esto ya parece una obsesión. Pasa la mayor parte de su tiempo libre en la avenida Arenales, donde venden esas cosas y donde ha encontrado nuevos amigos, con decirle, doctora, que ya se ha comprado cubos de 4x4, 5x5 y ahora piensa comprarse uno de 11x11. No estoy en contra de que juegue con el cubo mágico; al contrario, me sorprende la habilidad que ha desarrollado con él, pero quisiera que también me prestara atención como a su cubo de Rubik, que me vuelva a mirar a los ojos cuando nos veamos y sea el ser del que me enamoré. Doctora, ¿qué me aconseja?

OJO CONSEJO:

Querida, es una sana diversión el que practica Mark. Habla con él sobre tu malestar y encuentren el tiempo juntos que se merecen. Estoy segura de que lo solucionarán.

LEE TAMBIÉN: Me enamoré de un periodista

HAY MÁS...

ojo