Solo le gusta comer verduras

Solo le gusta comer verduras

Solo le gusta comer verduras

13 de Octubre del 2018 - 06:54
» Textos:

Solíamos comer juntos, pero desde hace un tiempo ella rechaza mis pollos a la brasa

Julio (28 años, San Juan de Lurigancho). Estimada doctora, recurro a usted porque necesito su consejo. Actualmente me encuentro saliendo con una señorita de 23 años, es una chica súper fitness, le gusta hacer ejercicios, comer saludable y hace unos meses se ha vuelto vegana o vegetariana, no entiendo esas cosas. 

El punto es que a mí me fastidia mucho su estilo de vida, porque yo estoy acostumbrado a comer bien, rico y abundante, pero ella solo quiere ensaladas y panes integrales. Ya no puedo salir con ella a comer un pollo a la brasa, porque no quiere y si es que acepta ir, me mira feo, con asco. Yo solo quiero disfrutar de cada huesito.

Señora Moro, la verdad es que yo no puedo seguir así, sé que suena demasiado tonto, pero yo peso 79 kilos y los tengo bien ganados gracias a las salchipapas y pollitos fritos que me he comido, pero de pronto llega ella tan linda, con un cuerpo perfecto a querer cambiar mi estilo de vida. ¡No lo voy a permitir! 

Además, hace unos días estuvimos en una reunión familiar y todos estábamos comiendo un pollo al horno, plato que le encanta preparar a mi mamá, pero ella miró el plato, me miró a mí y salió llorando de la casa. Yo salí corriendo detrás de ella, cuando le di el alcance me dijo que su llanto era porque le daba pena ver al pobre pollito. Yo no sabía si reírme o gritarle por tremenda declaración, me dio mucha cólera porque mi mamá se sintió mal. Quiero mucho a Brenda, pero no sé si podamos convivir con esta diferencia de gustos. No sé si aguante unos días más viéndola comer solo ensaladas. ¿Qué hago, doctora?

OJO CONSEJO:

Querido, dices quererla pero no entiendes su forma de ser. La comprensión y el respeto es la clave para una buena relación. Hablen y lleguen a un acuerdo.

MÁS CASOS DEL CORAZÓN:

Es una mujer muy intensa

No me gusta estar soltera

Me cela hasta con el mesero

HAY MÁS...

ojo