Solo piensa en su amante

Solo piensa en su amante

Solo piensa en su amante

11 de Noviembre del 2017 - 10:08

Mi exesposo se comprometió a ayudarme a pagar la universidad de mi hijo, pero hasta la fecha no veo ni un sol. Al parecer a su nueva pareja, una joven, le paga los estudios

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Rayza (48, El Agustino). Por casarme a temprana edad, no pude prever si el hombre con el que prometí ante Dios para pasar el resto mi vida era alguien decente. Alberto, mi exesposo, se fue cuando nuestro segundo hijo había nacido. Al parecer, la presión de sostener un hogar era demasiado para él, así que con ayuda de sus familiares se fue a vivir a otra parte del Perú. 

Yo no me dejé vencer y tomé la rienda de mi familia y me dediqué a vender cosas en la calle. Hace 7 años que vendo golosinas y otros productos cerca de la Plaza San Miguel. Ahí conocí buenas personas que se apoyan unas con otras, muchas de ellas son madres solteras y luchadoras como yo, que con esfuerzo nos ganamos el pan de cada día y trabajamos pensando en el bienestar de nuestros hijos. 

Gracias a este negocio pude brindarle educación a mi primogénito y a mi hijo menor. Sin embargo, los años han pasado y ahora mi segundo hijo ya está a punto de acabar el colegio. Ha decidido que quiere ser arquitecto, lastimosamente es una carrera costosa. 

Le solicité que cambie de opinión y estudie otra profesión, pero no quiere. Con ayuda de mi hijo mayor, hemos podido pagar la cuota en la universidad en la que desea estudiar, pero no estoy segura de poder pagar por cinco años esa carrera. 

La cuestión es que me puse las pilas y traté de comunicarme con el infeliz de mi exesposo. Pude hablar con él y se comprometió en ayudar, pero hasta la fecha no veo ni un sol. Al parecer, su nueva pareja es una jovencita y para poder mantenerla a su lado le paga los estudios. Dígame si no es el colmo, ¿qué hago?, doctora.

OJO CONSEJO:

Debes actuar de manera legal, divórciate de él y hazle un juicio por alimentos. Quiera o no va a tener que cumplir; de lo contrario, se irá a la cárcel.

LEE TAMBIÉN: Me enamoré en el Matsuri

HAY MÁS...

ojo