Solo quería acostarse conmigo

Solo quería acostarse conmigo

Solo quería acostarse conmigo

04 de Octubre del 2017 - 07:42

Yo no soy una santa, pero deseo conocer hombres que me valoren por lo que soy y no por una noche de sexo

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Maricielo (28 años, Bellavista). Doctora, le escribo para que otras mujeres no acepten a cualquier patán en sus vidas. Hace unos meses conocí a un chico en mi universidad, intercambiamos números y comenzamos a conocernos mejor, pero nunca podíamos concretar un encuentro en persona.

Al trabajar y estudiar, era muy complicado coincidir en los horarios. Mientras tanto, siempre nos escribíamos acerca de nuestro día y de las actividades que realizábamos cada uno. Yo sentía que lo conocía de años atrás y por lo que compartía conmigo por Facebook y WhatsApp por un momento supuse que él pensaba lo mismo. Sin embargo, una tarde lo volví a ver en la universidad y él se pasó de largo. En ese momento me decepcioné y decidí eliminarlo de mis cuentas de redes sociales.

Antes de que lo hiciera, él usó su último recurso, quería verme y explicarme por qué se comportó así. Por curiosa, acepté. Me invitó a su casa, cuando llegué me recibió con un beso en los labios. No sabía cómo comportarme, no esperaba eso. Nunca nos habíamos visto en persona y hace unas horas me había dejado de lado.

El chico se puso más cariñoso y yo no pude evitar reírme. Avergonzado me preguntó qué sucedía. Le expliqué que yo quería conocerlo y si las cosas fluían, normal, pues para mí, él seguía siendo un extraño. Sin mirarme a los ojos, él me confesó que eso deseaba hacer, pero que sus impulsos le ganaban. Mientras decía su discurso, nuevamente abrazaba mi cintura. Sonreí por última vez y me despedí. Yo no soy una santa, pero deseo conocer hombres que me valoren por lo que soy y no por una noche de sexo.

OJO CONSEJO:

Querida, la decisión que te haga sentir segura es la correcta. Te agradezco por compartir tu caso y es verdad que no debemos soportar a personas que no nos merecen.

LEE TAMBIÉN: Mi pareja es adicto al porno

HAY MÁS...

ojo