Sufre por los audios del “Nene”

Sufre por los audios del “Nene”

Sufre por los audios del “Nene”

16 de Agosto del 2018 - 07:57

Cuando se enteró de que Perú clasificó tuvimos que llevarlo al hospital porque se desmayó de la emoción

Por: Magaly Moro

magalymoro@grupoepensa.pe

Laura (55 años, Chosica). Doctora, me parte el corazón ver a mi gran amor, Goyito, tan triste, ya no sé ni a quién acudir. Mi esposo y yo tenemos 20 años de casados, él siempre ha sido un fanático del fútbol e hincha a muerte del la selección peruana. Cuando se enteró de que Perú clasificó tuvimos que llevarlo al hospital porque se desmayó de la emoción. Él siempre quiso ser futbolista y su sueño era volver a ver a Perú competir con grandes equipos. Lamentablemente, Gareca y los muchachos no llegaron muy lejos, eso lo dejó muy mal, pero se logró sobreponer porque veía a los conductores de deporte decir que Perú mecería quedarse, eso le hizo inflar el pecho con un orgullo que no se imagina.

El problema, señora Moro, es que hace unas semanas volvió a recaer y esta vez de la forma menos pensada. Cuando los periodistas de IDL publicaron los audios de la corrupción, mi Goyito decía: “Esos siempre roban”. No le sorprendió; además, a él nunca le importó la política ni siquiera cuando salieron los “vladivideos” o su versión más actual, los “kenjiaudios”. No obstante, una tarde mientras veíamos el noticiero, mi esposo escuchó la voz del “Nene” Cubillas. Yo me quedé perpleja, él se puso pálido y dejó caer el cuchillo con el que estaba untando mantequilla a su pan. Su cara de horror lo decía todo. Su ídolo estaba ahí hablando de un acuerdo bajo la mesa. Desde entonces, mi Goyito ya no es el mismo, habla poco, no es más el hombre amoroso que solía ser, ya ni tenemos intimidad por la noches y me preocupa demasiado. Doctora, dígame qué puedo hacer.

OJO CONSEJO:

Laura, tu pareja no está pasando por un buen momento, solo te queda apoyarlo. Es difícil superar una decepción, pero a tu lado podrá conseguirlo.

LEE MÁS: Me usó para que la matricule

HAY MÁS...

ojo