Puno: 34 viejitos mueren por el intenso frío [FOTOS]

18 de Julio del 2016 - 08:49
» Fotos: Carla Patiño

Temperatura bajará a 23 grados bajo cero en Puno. El frío es intenso en esta región del Perú.

En lo que va del año, treinta y cuatro adultos mayores fallecieron en la región Puno por enfermedades vinculadas a las bajas temperaturas. El jefe del Área de Epidemiología de la Dirección Regional de Salud (Diresa) de la región, Percy Casaperalta, indicó que solo 15 de esos casos se registraron al interior de los hospitales. A estos decesos se les suman las muertes de 13 niños menores de cinco años, por neumonía, en lo que va del año.

Según el Plan de Intervención para Enfrentar los Efectos de la temporada de Heladas y Friaje, la población más vulnerable a los efectos de las bajas temperaturas y las heladas son los niños pequeños y los adultos de la tercera edad. Sin embargo, las acciones del Estado no evitaron la muerte de estas 48 personas.

Frío continúa. El Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) pronosticó que la probabilidad de lluvias y nevadas en los siguientes días es escasa. Además, en julio y agosto, la temperatura mínima podría descender en las localidades altoandinas hasta los 23 grados Celsius bajo cero.

Por otro lado, en la zona amazónica el octavo friaje del año se prolongará hasta mañana 19 de julio, con lluvias de moderada intensidad acompañadas de tormentas eléctricas y fuertes ráfagas de viento.

AYUDA HUMANITARIA: A pocos días de culminar la temporada de heladas, que ha provocado que la temperatura descienda hasta -25° C, es la primera vez que la comunidad de Buena Vista, en el distrito de Atuncolla, en Puno, recibe ayuda del gobierno.

Willy Humpiri (32) lo agradece, pero es realista al decir que “una frazada no acabará con el insoportable frío” que causan las heladas en esta región, ni mejorará la precariedad de las viviendas en las que habitan a más de 5 mil m.s.n.m.

HASTA LOS HUESOS

Ahora, los tres hijos de Willy podrán taparse en las noches y amortiguar el intenso frío que cala hasta los huesos. Los dos mayores, de 5 y 8 años, se enfrentan “al congelador” en el que viven cada vez que van al colegio.

El transporte es casi una alucinación en estos lugares y por eso los dos usan una bicicleta para movilizarse.

Este hombre de Buena Vista acepta que uno de los momentos más difíciles del día es cuando deben bañarse. La precaria instalación de tuberías no permite que el agua llegue a los hogares.

Willy Humpiri no tiene otra opción que ir a un pozo a sentir la helada por partida doble: el frío lo siente en el agua y en el aire.

MIRA ESTO: 

ojo