El presidente Alan García hizo un llamado a la población para rescatar el valor de la lectura y la cultura escrita, como complemento de la información puntual, de Internet, el Facebook y el Twitter que otorgan una apariencia engañosa de estar cerca a la realidad.
Bajo esa perspectiva, García destacó el libro como instrumento de libertad frente a la pseudo cultura de la información, pues su lectura permite pensar, interpretar y comprender el mundo y su vida.
Tras considerar como drámatico que todos los gobiernos regionales hayan rechazado la propuesta del director de la Biblioteca Nacional, Hugo Neyra, de invertir en una biblioteca local, García reafirmó su compromiso de estimular el plan lector entre escolares, la alfabetización y las bibliotecas populares.
García asistió a la inauguración de la II etapa de remodelación de la Biblioteca Pública de Lima.