Chanchamayo: Huaico sepulta a pasajeros

Chanchamayo: Huaico sepulta a pasajeros

Chanchamayo: Huaico sepulta a pasajeros

09 de Marzo del 2015 - 08:03

Viajeros en pánico abandonaron vehículo que quedó atrapado por alud

La naturaleza y la imprudencia vuelven a provocar dolor y muerte entre las familias peruanas. Un grupo de los 50 pasajeros que viajaban en un bus fueron tragados por un huaico cuando desesperados salieron del vehículo luego de que este quedara atrapado por el alud del lodo en el momento en que intentó cruzar el badén por donde discurría con violencia la avalancha en la localidad de Bellavista, en Chanchamayo, región Junín.

Ante el riesgo de ser arrastrados con el ómnibus hacia el río Chanchamayo, los desesperados viajeros del bus de la empresa Lobato, de placa B3B-958, se bajaron de la unidad sin medir las consecuencias.

El grupo mayor logró ponerse a salvo, pero varios pasajeros fueron arrastrados y hasta el momento están desaparecidos.

El director regional del Indeci-Junín, Juan Almeida Cárdenas, criticó la imprudencia del conductor del bus por pretender cruzar la zona, ubicada a la altura del km 109 de la Carretera Central, cuando caía un huaico por la quebrada Bellavista.

“Ante la ocurrencia de un huaico o deslizamiento, los conductores tienen que detener la marcha del vehículo, a fin de no exponer al peligro a los pasajeros”, manifestó.

Terror al amanecer
Mientras los pasajeros se alejaban como podían del bus de Lobato, los pobladores de Bellavista huían despavoridos de sus viviendas para no ser sepultados por la inmensa masa de lodo y piedras que descendía por la quebrada.

Tres personas, entre ellas Nicolás Estela Ponce (58), fueron arrastradas por el deslizamiento y fallecieron a los pocos minutos. Los cuerpos fueron rescatados horas después y trasladados a la morgue de Chanchamayo.

Tras el desastre, el Indeci reportó que existen alrededor de 200 damnificados, 25 viviendas colapsadas e inhabitables, más de 40 inmuebles afectados y cerca de 100 metros de carretera bloqueada por piedras y troncos.

En tanto, testigos señalan que un auto habría desaparecido arrastrado por el huaico y otros dos vehículos, entre ellos el auto Chevrolet de placa BIT-691, quedaron destruidos por la fuerza de la naturaleza.

ojo