Huaico en Chosica: Perdió a sus hijos y debe 40 mil soles [VIDEO]

31 de Marzo del 2015 - 19:36
» Textos: » Fotos: Karina Mendoza

Celedonia Álvarez Luque está muerta en vida sin sus amados pequeños. Se prestó dinero de Mi Banco y la Edpyme Raíz, instituciones que espera la comprendan.

En el kilómetro 35 de la Carretera Central, dos cruces hechas con retazos de madera, una de ellas cubierta con un trapo negro, confirman que allí ocurrió una desgracia.

Sobre el cúmulo de rocas y barro donde fueron colocadas las señales de la muerte está parada Celedonia Álvarez Luque (43), con el mismo pijama que traía el lunes de la semana pasada, cuando un huaico no solo arrasó con su casa del sector Rayo de Sol (Chosica), sino que también le arrebató a dos de sus tres hijos (Ana María y Misael) y a su pequeño nieto de 3 años.

Aunque todavía logra mantenerse en pie, Celedonia confiesa que no come desde que ocurrió la desgracia. Y que, además del insoportable dolor, tiene que lidiar con la preocupación de deberle al banco 40 mil nuevos soles.

El dinero, dice, lo solicitó hace varios meses para comprar la mercadería que hoy está sepultada bajo los escombros sobre los que nos encontramos.

“Me dedico al reciclaje y tenía bastante mercadería que iba a vender. Hoy no tengo nada, todo está bajo estas rocas. Quiero que con la maquinaria saquen las rocas para ver si algo se ha salvado”, manifestó la mujer.

¿Desearía que le condonen la deuda?, le pregunto.

Ella responde con voz firme que no lo cree posible. Sin embargo, después de unos segundos, sus palabras se quiebran. “Lo material no importa. Quiero recuperar a mis hijos. No siento nada, es como si estuviera en otro mundo. Vivo por vivir. No tengo hambre, solo dolor”, afirma, mientras la maquinaria de la Municipalidad Metropolitana de Lima ruge cuando retira las enormes rocas que quedaron en el lugar.

Aunque las autoridades prometen que reconstruirán su vivienda, ella no decide si se quedará allí o se mudará.

“No sé cómo volver a empezar. Me queda mi hijo y mi esposo, pero me siento sola. En las mañanas me distraigo con la gente y la ayuda que llega, pero las tardes son una pesadilla”, expresa débilmente con los ojos húmedos.

Doña Celedonia esboza una sonrisa que parece sacada con esfuerzo del fondo de su alma y nos asegura que estará allí unos días más, esperando que un milagro ocurra y sus tres pequeños seres amados aparezcan corriendo entre los escombros.

La mujer se prestó dinero de Mi Banco y la Edpyme Raíz, instituciones que espera la comprendan. Su teléfono para cualquier ayuda es el 989954674.

ojo content-body
Comunícate con nosotros vía WhatsApp