Huancayo: Payaso 'Chupetín' asiste a tribunales y deja shock a todos [FOTOS]

20 de Julio del 2016 - 12:46
» Textos: » Fotos: Correo

El cómico por poco pierde la audiencia porque no lo dejaron entrar pues le pidieron quitarse el maquillaje.

Caminaba apresurado por las gradas del Ministerio Público de Huancayo, la gente que lo veía lanzaba carcajadas y lo saludaban. Era el jocoso “Chupetín”, sí aquel que hace unas semanas se casó maquillado y vestido de payaso, haciendo noticia a nivel nacional.

Esta vez, William Roy Rojas Tovar entró a la sede fiscal de Huancayo, con el terno que vistió en su boda. No fue a dar el Sí a su amada, sino acudió a comparecer ante el fiscal por una denuncia por usurpación.

MAQUILLADO. El cómico tenía la cara pintada de blanco, la boca en encendido carmesí, la nariz roja y sus enormes zapatos. Los agentes de seguridad le preguntaron serios: “¿usted señor tiene algún show?”. Chupetín respondió que no. Y aclaró que venía como persona natural , ya que tenía una confrontación con otro denunciado.

SE HIZO RESPETAR. “No me querían dejar entrar pero estaba con la hora y la citación se vencía, llegué vestido de payaso porque este es mi trabajo, querían que me desmaquille y esto demora media hora y no podía porque tengo la nariz pegada, pero es mi derecho acudir a la citación del fiscal y al final accedieron ”, comentó al salir de local del Ministerio Público ubicado en el distrito El Tambo en Huancayo.

En la diligencia que demoró cerca a dos horas, Chupetín se vio cara a cara con su ex inquilino de apellido Estrada, con quien se dijo de todo en el careo. El cómico mencionó que hace 3 años lo retiró de su predio ubicado en la avenida Huancavelica N°971 de Huancayo, porque tenía un local de diversión en su casa y cuando le dejó de arrendar esto provocó la cólera del sujeto, que un día se apareció con matones y fierros de construcción para invadir el inmueble.

LARGO JUICIO. Este proceso judicial es un dolor de cabeza para Chupetín, ya que en varias ocasiones es citado ante el Ministerio Público y como los horarios de las diligencias se cruzan con sus presentaciones de payaso, muchas veces deja su trabajo por concurrir a responder a la justicia como lo hacen muchos personas. En el frontis de local fiscal de Huancayo, Chupetín abordó su minibicicleta, que estaba al ras del suelo y donde apenas entraban sus pies avanzó jugando como un niño. Los curiosos no dejaban de reirse del payasito y le tomaban fotos para el recuerdo.

ojo