Jubilados de la Policía reciben palo en vez de aumento

Jubilados de la Policía reciben palo en vez de aumento

Jubilados de la Policía reciben palo en vez de aumento

04 de Octubre del 2014 - 09:07
» Textos:

Bombas lacrimógenas, empujones, jalones y desesperación se vivió al mediodía en la avenida Abancay.

Para no creerlo. Agentes policiales en actividad se enfrentaron ayer contra agentes policiales retirados en una batalla campal que terminó con varias personas heridas y detenidas. Es que los efectivos jubilados protestaron en el mismo día en que se convocó a un paro policial.

Bombas lacrimógenas, empujones, jalones, caos vehicular y desesperación se vivió al mediodía en la avenida Abancay, frente al Congreso. Además, una tanqueta policial chocó contra una cúster llena de pasajeros y resultó herido el cobrador.
El tránsito vehicular fue bloqueado por más de una hora y muchos comercios cerraron sus puertas por seguridad.

Todo comenzó cuando cerca del mediodía unos 200 policías en retiro -algunos acompañados de sus esposas e hijos- y varios reservistas etnocaceristas se dirigían al Congreso para reclamar -según dijeron- aumento de pensiones y contra los salarios míseros y pésimas condiciones de trabajo de los policías en actividad 'que dan la vida por la patria'.

Cerco policial.Fue así que en el cruce de Abancay con Ucayali se toparon con un fuerte cerco policial e intentaron avanzar a la fuerza. Algunos lograron burlar el cordón de seguridad y los agentes antimotines se vieron abligados a hacer uso de bombas lacrimógenas para dispersarlos. A pesar de ello, varios llegaron hasta la Plaza Bolívar, frente al Congreso, portando pancartas y gritando sus reclamos.

Los gases lacrimógenos afectaron a decenas de transeúntes, entre ellos muchas madres de familia y niños que resultaron asfixiados.

Durante el enfrentamiento, el policía retirado José Luis Bastián Valverde (54), quien trabajó en la Dirección Nacional de Operaciones Especiales (Dinoes), sufrió una fractura en la pierna. 'Quisiera que haya respeto a la vida de un ciudadano común como de un policía', imploró desde el suelo, donde esperó durante 20 minutos la llegada de una ambulancia.

Minutos antes fue detenido el suboficial retirado Richard Ortega, uno de los promotores de la huelga policial, que para el gobierno pasó desapercibido. Ortega fue llevado a la comisaría de San Andrés, hasta donde llegó el congresista Jorge Rimarachín para exigir que se respeten sus derechos y sea liberado pronto. Este expolicía estuvo preso en años anteriores por incitar a sus compañeros a acatar un paro policial en 2010 y tras ser liberado pidió su baja.

Sueldo digno.Mientras tanto, en la avenida Abancay los puyasos continuaban. Los manifestantes reclamaban 'un sueldo digno para vivir' y acusaron al presidente Ollanta Humala de 'traidor' y convertirse en un presidente neoliberal.
El dirigente de la Federación de Retirados y en Actividad de la Policía Nacional del Perú (Federpol), Julio Cortejana Ludeña, explicó que la situación económica de los agentes jubilados es grave y peor la de las viudas, a quienes se les está recortando el 50% de las pensiones que reciben tras la muerte de sus esposos.

Otros exagentes y viudas lamentaron el maltrato de los policías, a quienes no solo les lanzaron gases, sino también los empujaron y golpearon, aunque 'solo cumplen órdenes', pero 'nosotros estamos luchando también por ellos para que reciban buena alimentación, mejores sueldos, armas y municiones, y puedan combatir la delincuencia'.
ojo