Lluvia asusta a los limeños
Lluvia asusta a los limeños

La capital amaneció ayer con las calles anegadas luego de que se desatara una ligera, pero prolongada, llovizna entre la 1.30 a.m. y 4:00 a.m. Sin embargo, el Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología (Senamhi) descartó que se vayan a repetir los huaicos y desbordes que afectaron a la zona este de Lima.

Las precipitaciones se prolongaron por casi cuatro horas y las zonas donde el agua cayó con más intensidad fueron la avenida Tomás Valle, en el cruce con la Panamericana Norte (Los Olivos), las autopistas de la Costa Verde y la Vía Expresa; así como las principales arterías de los distritos de Breña, Cercado de Lima, Jesús María, Rímac y Pueblo Libre.

Los escolares y las personas que acudieron a sus trabajos muy temprano sufrieron con los charcos de agua en las veredas y pistas y se vieron obligados a usar una chompa o casaca para mitigar la humedad. Incluso, se reportaron pequeños accidentes de tránsito porque las pistas estaban resbalosas.

“Estas precipitaciones no serán intensas, pero podrían representar riesgo de desborde de ríos de la cuenca del río Rímac pues los cauces están saturados”, declaró a la agencia Andina Gabriela Rosas, meteoróloga del Senamhi.

NO HABRÁ Desborde. La especialista añadió que los vientos del sur reducen la posibilidad de fuertes lluvias en la capital, aunque remarcó que las precipitaciones se focalizarán en las partes altas de la región Lima: Huarochirí, Matucana y Casapalca, que se ubican a 3500 msnm. “Va a aumentar el caudal del río Rímac pero sin generar peligro de desborde”, apuntó.

NO HABRÁ Desborde. La especialista añadió que los vientos del sur reducen la posibilidad de fuertes lluvias en la capital, aunque remarcó que las precipitaciones se focalizarán en las partes altas de la región Lima: Huarochirí, Matucana y Casapalca, que se ubican a 3500 msnm. “Va a aumentar el caudal del río Rímac pero sin generar peligro de desborde”, apuntó.