Penal más grande del Perú rinde homenaje al Señor de los Milagros

Penal más grande del Perú rinde homenaje al Señor de los Milagros

Penal más grande del Perú rinde homenaje al Señor de los Milagros

27 de Octubre del 2015 - 10:09

Con casi diez mil personas recluidas en el Lurigancho, los internos devotos del Señor de los Milagros rindieron un sentido homenaje con alfombras de flores.

Con casi diez mil personas recluidas en su interior, los internos devotos del Señor de los Milagros rindieron un sentido homenaje con alfombras de flores, globos y ofrendas en cada una de las estaciones instaladas frente a los 24 pabellones, sobre todo los ubicados en el conocido Jirón de la Unión.

Después de una misa celebrada por el obispo de la Diócesis de Chosica, monseñor Norberto Strotmann en la capilla del penal, la imagen del Cristo Morado partió seguido de la hermandad carcelaria acompañado de la banda de músicos del penal.

A lo largo del recorrido se pudo apreciar el trabajo que desde las 5 de la mañana los presos realizaron con la elaboración de hermosas alfombras hechas con aserrín de colores.

Cada pabellón esperó con ansias recibir la posta a fin de cagar el anda con la imagen sagrada. Los internos tuvieron emotivas palabras y elevaron oraciones a favor de sus familias que están fuera, por ellos mismos y porque cese la ola de violencia en la sociedad.

El director del penal, Crnl. PNP Humberto Montufar, junto al subdirector del INPE, Juan Ayosa, presidieron la procesión durante las tres horas del acto religioso. Ambos velaron por la buena organización y el orden que se pudo percibir en dicho penal.

El padre Norbert Nikolai, capellán del penal de Lurigancho, manifestó que los internos vivían con mucha fe la procesión y expresó que sus fieles tenían como petición prioritaria ante el Señor que las autoridades les concedieran sus beneficios penitenciarios, a fin de volver a sus hogares y rehacer sus vidas.

El interno Luis Alberto Castillo (48), delegado de disciplina del pabellón N° 7, indicó que las dos mil personas recluidas en su módulo se pusieron de acuerdo con los otros pabellones para colocar cerca de 10 mil globos en todo el recorrido con el propósito de convocar a la población y rendir homenaje, si quiera una vez al año.

Propio del ambiente carcelario, los internos realizaron alegres y festivos pasos al momento de pasear el anda a ritmo de marinera, lo cual fue celebrado con aplausos y vivas de la población penal.

Finalmente, la imagen fue guardada en la capilla del penal hasta el próximo mes de octubre, cuando vuelva a salir para brindar esa fe que todo recluso necesita a fin de sobrellevar la soledad, que según el padre Marco Ricaldi, es uno de los males que tienen que afrontar en medio de la reclusión.

ojo content-body
Comunícate con nosotros vía WhatsApp