Imagen
Imagen

Fernando Leyton
Foto: Giuliano Buiklece

El tiempo ha debilitado sus cuerpos, pero también ha fortalecido su amor. Tres parejas de adultos mayores, cada una con más de treinta años de matrimonio, renovaron sus votos por San Valentín y enviaron un mensaje a los jóvenes: cuando el sentimiento es sincero, trasciende cualquier dificultad.

Tal es el caso de Teresa Ramírez y Eduardo Quintana, que se conocieron en la ciudad de Trujillo hace más de 50 años. Con las manos temblorosas, pero cálidas, ambos todavía intercambian caricias y besos sinceros. “Me entrego a ti y prometo ser fiel, porque te amo como el primer día”, dijo doña Teresa al renovar sus votos nupciales, mientras don Eduardo tomaba sus manos sin resistir las lágrimas.

No se quedaron atrás Sonia Bao y Carlos Bocanegra, con 39 años de casados, que se conocieron en Puno. Ellos dicen que su amor es “de altura”.

TAGS RELACIONADOS