Tiene 101 años, 7 hijas y jura que "aún sopla"

Tiene 101 años, 7 hijas y jura que "aún sopla"

Tiene 101 años, 7 hijas y jura que "aún sopla"

04 de Octubre del 2014 - 00:46
» Textos:

Ex marinero dice que secreto de su longevidad son patas de pollo

A sólo horas de cumplir 101 años, don Jorge Rivas Mesones se siente un pícaro jovencito de 25 años y fiel marinero de los siete mares. 'Estoy como cañón, todavía soplo', afirma mostrando una sonrisa de oreja a oreja. Es padre de siete hijas, tiene 14 nietos y 12 bisnietos.
Fue marino y es el único sobreviviente de la guerra por Leticia entre Perú y Colombia en los años 30, y jura que el elixir de la vida es comer a diario 'deliciosas' patas de pollo y suculentos platillos marinos como el cebiche y el sudado.
'Consumo 5 kilos de patas de pollo en una semana', manifiesta 'Coquimbo', como le dicen de cariño en su hogar, ubicado en la avenida Arenales, en Jesús María.
En la Marina de Guerra del Perú, allá por los años 30, fue uno de los mejores fogoneros del crucero 'Almirante Grau', que estuvo destacado en la guerra por Leticia. '¡Yo estaba preparado para morir por mi patria!', afirma orgulloso.
'Estuvimos a punto de atacar las costas colombianas, pero asesinaron en Lima al presidente Luis Sánchez Cerro y entonces nos regresaron al Callao', dice con nostalgia, mostrando una antigua foto en blanco y negro de sus compañeros de armas. 'Este soy yo', dice señalando a un buen mozo marinero.
Este longevo y menudo hombre de pequeños ojos y carácter apacible, nació el 20 de junio de 1910 en el puerto Eten de Chiclayo. 'Soy un hombre de puerto, un marinero fiel a la mar', afirma.
Suelto de huesos revela: 'Yo he sido todo un don Juan. He tenido mis novias en todo el norte y en Lima. Todas fueron chicas hermosas, de piel tersa y dulce aroma', asegura.
Pese a haber sido un 'picaflor', don Jorge Rivas se casó sólo una vez, en la primavera de 1935, con la bella Antonia Rojas Alca. 'Fue amor a primera vista, la extraño tanto', comenta con tristeza. Su amada falleció a los 95 años, hace cinco años.
ojo