Torero Enrique Ponce gana el Escapulario de Oro del Señor de los Milagros

Torero Enrique Ponce gana el Escapulario de Oro del Señor de los Milagros

Torero Enrique Ponce gana el Escapulario de Oro del Señor de los Milagros

23 de Noviembre del 2014 - 23:07

Joselito Adame cortó dos orejas en última corrida de la feria de Lima

Jaime de Rivero. EFE

Con media entrada, se ha llevado a cabo la quinta y última corrida de la Feria del Señor de los Milagros en la Plaza de Toros de Acho, en la que el diestro mexicano Joselito Adame cortó dos orejas.
Se lidiaron seis toros de Achury Viejo, bien presentados, mansos, justos de raza y sin clase. Todos pitados en el arrastre salvo el segundo que fue ovacionado.
Daniel Luque (silencio y silencio), Joselito Adame (2 orejas y saludos desde el tercio ) y Juan del Alamo (silencio y silencio)
El diestro mexicano ha caído con buen pie en Lima, aprovechando el mejor lote del manso encierro de Achury Viejo.
Triunfó con el que salió en segundo lugar, un manso encastado que tenia como virtud principal la movilidad.
Adame supo aprovechar ese atributo para llevarlo bien toreado con la muleta en la cara y lograr series emocionantes por ambos pitones. Faena en cercanías con mucho valor y exposición. Mató en la suerte de recibir dejando el estoque arriba. Dos orejas de ley, pedidas por toda la plaza.
El quinto era un manso perdido que huía descaradamente. Adame lo persiguió por el ruedo hasta meterlo en muleta. De esa forma pudo lograr buenos muletazos pero sin llegar a rematar faena porque el toro, siempre acudía con la cabeza alta, desluciendo la labor. Una estocada tendida y dos descabellos, le arrebataron una posible oreja.
La voluntad de Daniel Luque se frustró por la condición de sus toros. El que abrió plaza embestía con la cara alta y no tenía un pase. El que salió en cuarto lugar también era manso, noble y justo de fuerzas.
Luque lo brindó al público y logró buenos muletazos iniciales, pero el astado se vino abajo. El toro quería pero no podía.
Juan del Alamo tuvo otro lote pésimo. Estuvo dispuesto con el tercero, pero el animal, mirón y reservón, no permitía ligar dos muletazos seguidos.
El que cerró plaza era probón con una embestida incierta, descolocándose al final del pase. El diestro estuvo por encima de su oponente, logrando algunos muletazos aislados, pues no tenía clase ni raza.
Concluido el festejo, el Jurado oficial declaró a Enrique Ponce como ganador del Escapulario de Oro del Señor de los Milagros, mientras que el Escapulario de Plata fue entregado al toro "Laureado" de la ganadería peruana Roberto Puga.

ojo