Trabajadoras del hogar sin derechos: no tienen seguro y ganan menos del mínimo

Trabajadoras del hogar sin derechos: no tienen seguro y ganan menos del mínimo

Trabajadoras del hogar sin derechos: no tienen seguro y ganan menos del mínimo

12 de Julio del 2016 - 13:12

No tienen seguro, hacen mucho y ganan poco. La gran mayoría de trabajadoras domésticas labora en malas condiciones.

Sin derechos. El 80% de las 18 millones de trabajadoras domésticas latinoamericanas labora en condiciones de informalidad, sin acceso a seguridad social, con salarios muy bajos y jornadas agotadoras, reveló un informe de la Oficina Regional de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

Para José Manuel Salazar, director de este organismo, esta “situación de discriminación compleja” proviene de regímenes de servidumbre y hacen invisible el trabajo de las mujeres, sobre todo indígenas, afrodescendientes y migrantes.

Según el estudio, realizado en América Latina y el Caribe, la población femenina es la más perjudicada, pues 1 de cada 7 mujeres ocupadas en la región se dedican a este tipo de trabajo.

En el Perú, además de este problema, el Ministerio de la Mujer detectó que estas trabajadoras son víctimas de discriminación y violencia de género, por lo que dio una norma para que cada año se elabore un plan de trabajo en defensa de sus derechos.

JOVEN DENUNCIA A SU MADRE: "Me dijeron que soy el demonio en persona", dice Antonella, una joven lesbiana de 19 años, quien contó el drama que vive a Cuarto Poder. Ella denunció penalmente a su madre por discriminación y violencia familiar y se convirtió en la primera persona en el Perú que realiza este tipo de imputación. Ella ya no podía más.

Antonella sufría de constantes maltratos físicos no solo de parte de su madre, una mujer evangélica, integrante del llamado Movimiento Misionero Mundial en el Perú, sino también de su padrastro. La pateaban y le decían "machona" “vergüenza para la familia”, “desearía que no hubieras nacido”. Según contó, una vez su padrastro trató de asfixiarla con una almohada luego de enterarse de su orientación sexual. Su tía tuvo que ayudarla y rescatarla del infierno que vivía. Los moretones en su cuerpo son evidencia de la violencia. 

MIRA ESTO:

Pasaporte biométrico: Duermen bajo la lluvia pese a que ya no hay caos

Joven lesbiana denuncia penalmente a su mamá por discriminación

ojo