"Coimisión" y la plata llega sola

"Coimisión" y la plata llega sola

"Coimisión" y la plata llega sola | Fotografía: Jairo Vega

05 de Julio del 2015 - 19:33

Lea la columna de nuestro director, don Víctor Ramírez Canales.

Ya es conocido que detrás de una obra pública, grande o pequeña, hay una comisión que el pueblo muy sabiamente ha bautizado como “coimisión”, que viene de coima. El ciudadano ahora piensa que quienes se pelean por llegar al poder son los mismos políticos corruptos de siempre, salvo excepciones, que no les interesa servir al pueblo sino servirse del cargo para sacar su “tajada”. Es lamentable lo que sucede con los partidos políticos. Han perdido el liderazgo y la confianza popular tras los escándalos en que están implicados sus líderes como Alan García, en los petroaudios y narcoindultos; Alejandro Toledo, en Ecoteva y la Interoceánica; Alberto Fujimori, preso por matanzas y corrupción con su “socio” Vladimiro Montesinos; Ollanta y Nadine, comprometidos en malos manejos, junto con amigos mafiosos, algunos de ellos encarcelados. Aún así, como los políticos no tienen sangre en la cara, ya están en campaña para llegar al poder prometiendo el oro y el moro, cuando ellos mismo contribuyeron a que el Perú sea hoy un país inseguro, caótico y casi ingobernable con el riesgo de convertirse en un narcoestado.

Las investigaciones de la Contraloría vienen detectando de que hay malos funcionarios con buenos padrinos en el poder que se aprovechan de las licitaciones amañadas para ganar su “coimisión” o adueñarse de grandes propiedades. Para ello utilizan a familiares o testaferros, como lo hicieron Orellana o Martín Belaunde . Un caso escandaloso es el de la carretera Interoceánica donde están en la mira los gobiernos de Alejandro Toledo y Alan García. El destape vino desde Brasil donde se denunció que empresas constructoras como Odebrecht habían pagado coimas a funcionarios peruanos para ganar la buena pro de una obra que encima está mal hecha y tiene deficiencias en la infraestructura. La vía se ha comenzado a hundir y el pavimento a partir porque el espesor de la pista es menor a lo ofertado en la propuesta técnica.

Se acaba de conocer lo jugosas que son las coimas al revelarse que el Perú repatriará de Luxemburgo alrededor de ¡15 millones de dólares! que Vladimiro Montesinos tenía en dos cuentas en ese paraíso fiscal. Ya se imaginan qué tan cuantiosas son las “coimisiones”. Montesinos se asociaba hasta con los narcos para sacarles plata. En consecuencia, es notorio que quienes están en el poder la plata les llega sola a través de favores que pagan poderosos empresarios o mafiosos como Gerald Oropeza que movía millones ganando licitaciones en entidades del estado y de paso hacía sus contactos para sacar droga por el Callao. Esa es la explicación por la cual muchos candidatos se pelean por llegar al poder para formar parte de esa clase privilegiada que tiene al estado como si fuera una mamadera. Así lo hicieron Fujimori, Montesinos y toda su banda de malandrines que tras robarse millones, ya están saliendo libres sin devolver ni un sol.

Da rabia ver que quienes prometen engañando al pueblo, al ser elegidos se olvidan de quienes los llevaron al poder y se van a Estados Unidos o Europa a comprar lujos y chocolates. Dicen que la democracia favorece al pueblo, pero los grandes favorecidos son los demagogos de siempre. Ellos se rodean de pillos y aventureros que saben cómo sacarle la vuelta a la Sunat, a la Contraloría o a la justicia. Ante la gran corrupción que hay detrás de las “coimisiones”, el nuevo gobierno tendrá que buscar una fórmula para fiscalizar esta mala forma de obtener el dinero fácil o derivarlo a favor de testaferros. Que los burócratas se rompan los lomos como lo hace el pueblo para ganarse el pan de cada día sin que la plata le llegue sola.

ojo