¡Qué tal! De loscuentos.net he sacado este, titulado “El lápiz, la goma y el cuaderno” que, llevado a la coyuntura electoral, recoge perfectamente el clima conflictivo y de intereses creados que predomina en el país.

Parafraseando a Miguelito Barraza, como dice mi tía Cucha, “óyelo, entiéndelo y escúchalo”.

Soy el señor lápiz/ Que escribiendo va/ De izquierda a derecha/ De acá para allá/ Escribo una hoja/ Y otra hoja más/ Pronto este cuaderno/ Se terminará.

Y yo soy la goma/ Que sabe borrar/ De izquierda a derecha/ De acá para allá/ Borró una hoja/ Y otra hoja más/ Pronto este cuaderno/ Limpio quedará.

Y yo soy el cuaderno/Y quiero decir/ A la goma de borrar/ Y al lápiz de escribir/ Yo sirvo a los niños/ Para estudiar/ Y no para que ustedes/ Se pongan a pelear.

El lápiz y la goma/ Con gran emoción/ Al señor cuaderno/ Pidieron perdón/ Y le prometieron/ Nunca más pelear/ Y todos los niños/ Volvieron a estudiar.

En consecuencia, en el entendido de que nuestro querido Perú es el cuaderno y está molesto por tanto enfrentamiento y golpes bajos, en él se debe escribir correctamente, léase obrar bien, de manera que podamos vivir en paz, justicia, libertad y armonía.

O sea, borrar las posturas políticas que le harían daño a la población para dar paso a la vida en democracia por el futuro que son nuestros niños. Y eso implica que, cada uno de nosotros, nos reconozcamos como hermanos nacidos en esta hermosa viña del Señor, llamada Perú.

Nada ganamos con la violencia, respetemos los resultados que darán las autoridades electorales en los próximos días para seguir escribiendo la historia de nuestra bella nación. Y aquel que diga que no, no es peruano.

Recuerden, finalmente, que el lápiz y la goma, sin un cuaderno sobre la mesa, no sirven para nada. No se puede escribir en el aire ni borrar lo que no existe.

Esto fue todo por hoy, cierro el ojo crítico, cuídense de las nuevas cepas del virus que están malditas, buen fin de semana y ¡arriba Perú!