Columna
Columna

Para nadie en un secreto que, en nuestro país, la justicia hace agua. Y el reclamo de que la realiza su trabajo, capturando a delincuentes que a las pocas horas están libres por obra y gracia de algún, es una constante.

Por ejemplo, qué corona tiene la señorita para que, habiendo matado con su camioneta a dos jóvenes en la avenida Javier Prado, se vaya campante a su casa.

Estas son las acciones que enervan a la población. No se mide a todos con la misma vara, menos si uno es Juan Pérez o Perico de los Palotes.

Recién la Segunda Fiscalía Provincial de Tránsito y Seguridad Vial de Lima ha formalizado la denuncia penal contra la conductora de la tragedia.

Y, claro, la magistrada María Isabel Rabines Briceño tuvo que solicitar seis meses de prisión preventiva por los delitos de homicidio culposo agravado y lesiones culposas agravadas.

Era lo mínimo que se esperaba. Por menos, digamos un par de vasos de cerveza, hay gente que purga condena y tiene el brevete suspendido por dos años. No es una justificación, es la realidad.

El Segundo Juzgado ya pactó para el próximo lunes 21 de octubre, a las 2:30, la audiencia para definir el futuro de Melisa González. No hay otro que la cárcel.

Esto fue todo por hoy, cierro el ojo crítico, hasta mañana.

TAGS RELACIONADOS