Copa América: "Ni un pelo de tonto: Colombia gana con absoluta naturalidad"

Copa América: "Ni un pelo de tonto: Colombia gana con absoluta naturalidad"

Copa América: "Ni un pelo de tonto: Colombia gana con absoluta naturalidad" | Fotografía: AFP

17 de Junio del 2019 - 14:02
» Textos: » Fotos: AFP

Lee la columna de Segundo Alcalde

Ahí va Colombia a paso firme. A ritmo de cumbia y vallenato. Queriendo ser el alma de esta fiesta futbolera, la más bella, como las mujeres del país que vio nacer a Gabriel García Márquez. Gana y gana. Con categoría. Y ante la Argentina de un deslucido y apático Lionel Messi, que dejó en claro que llegó a Brasil 2019 con el objetivo de postear por todas sus redes sociales la escena más épica de todas: levantar la Copa América. El camino no será fácil. En el seleccionado cafetero lo que más sobra es rodaje. Tanto en el comando técnico como en el plantel de jugadores. Desde que asumió Carlos Queiroz, hizo una apuesta principal: control de la pelota, ataque y un concepto táctico simple basado en un 4-3-3 o de repente en un 4-1-4-1, con los que logra amplitud por las bandas y transiciones rápidas. El portugués sabe de las cualidades del futbolista cafetero y dejó para la historia aquel 4-3-1-1 que utilizó con Irán en Rusia 2018.

Los jugadores recogieron su mensaje y todo se tornó en un cuento de hadas. Por eso, ahora Colombia gana con absoluta naturalidad, pues toca y hace daño. Contragolpea y mata. Cuando se conjugan las ideas de los que saben con el balón en los pies, el conjunto norteño se convierte en la más horrible pesadilla de sus rivales. Lo sufrió Perú en el Monumental, el sábado Argentina en Bahía. Y lo más probable es que Paraguay y Qatar la pasen mal también.

En su debut en Brasil 2019, Colombia demostró que su colectivo va más allá que cualquier individualidad. James Rodríguez dibujando un zigzag incontrolable, con pase gol y magia -vieron el túnel que le hizo a Messi-; con un Barrios mordiendo cual pitbull furioso; Mateus Uribe y su dinámica incontrolable. Con Mina y Sánchez, esas dos torres gemelas impenetrables; con Radamel Falcao y su lucha sin fin. Y ni qué decir de Martínez y Zapata, que como alternativas de recambio suman y multiplican peligro. Y el dibujo completa la figura de una estructura sólida muy eficaz.

Cuenta la historia que Colombia se llama así en homenaje a Cristobal Colón, quien descubrió América, pero esta vez el equipo de Carlos Queiroz no quiere redescubrirla, sino conquistarla por todo lo alto. ¿Lo logrará?

ojo content-body
Comunícate con nosotros vía WhatsApp