EL LÁPIZ DE ASIÁN: Eyvi Ágreda vence al infierno

09 de Mayo del 2018 - 18:21
» Textos:

Columna del director de diario Ojo, Jaime Asián

Qué bueno es saber que Eyvi Ágreda, la joven de 22 años quemada por el acosador Carlos Hualpa, ya respira por sus propios medios, habla de a poquitos y, en general, ha empezado un franco proceso de evolución en el hospital Guillermo Almenara, gracias a la dedicación de los médicos especialistas.

El buen corazón de la muchacha cajamarquina no demoró en aflorar ya que, según confesaron su mamá y su hermana, sus primeras palabras fueron para preguntar por la familia, pero sobre todo por sus hermanos menores. Conmovedor, ¿verdad?

Las quemaduras en el cuello le imposibilitan conversaciones extensas y los galenos están vigilantes para que no se exponga a una infección.

El otro detalle importante que no podemos pasar por alto es que, a raíz de este intento de feminicidio, nos hemos enterado de que el Instituto Nacional de Salud del Niño, ubicado en San Borja, produce piel en el laboratorio a partir de la piel sana del paciente, que luego sirve para los injertos en las zonas dañadas.

Esto, por ejemplo, ayudará a que Eyvi Ágreda, que tiene más del 60% de su cuerpo con quemaduras de segundo y tercer grado, producto del infierno gasolinero en el bus, registre menos estigmas en su fisonomía y enfrente una vida con mayor optimismo. Así sea.

Esto fue todo por hoy, guardo el lápiz, hasta mañana.

ojo