EL LÁPIZ DE ASIÁN: Fujimori, de la Diroes al confort

05 de Enero del 2018 - 18:29
» Textos:

Columna del director de diario Ojo Jaime Asián

Alberto Fujimori ya es un ciudadano libre y puede vivir donde mejor le parezca. Sin embargo, hay gestos políticamente incorrectos que no deberían tener espacio en la vida de un hombre experimentado como él.

Nos referimos a la decisión de vivir en una residencia tan ostentosa como la de la urbanización La Estancia, en La Molina. Qué austeridad ni qué ocho cuartos. Luego de ser indultado por Pedro Pablo Kuczysnki, el expresidente pasará sus días en una jatazo, digna de un magnate. O sea, saltó de la Diroes a la comodidad desmedida.

Oído a la música: el alquiler bordea los 5 mil dólares y tiene dos plantas, 5 dormitorios, 4 baños, 4 estacionamientos, chimenea, jardines decorados, piscina con forma de lago, jacuzzi, etc. Son 1,900 metros cuadrados de puro lujo. ¿El que puede, puede? Mmm... Creemos que muchos de sus fieles seguidores no piensan lo mismo.

Y no faltarán los que digan “pero si el Chino tiene hijos que pueden pagarle esa gollería”. Todo lo que quieran, pero recuerden que el pueblo peruano es muy sensible. Tomen en cuenta, además, que el estigma del fujimorismo es esa imagen de Montesinos frente a rumas de dinero -dinero de todos nosotros- destinado a los empresarios y congresistas corruptos.

Salvo mejor parecer, como diría el “Tigre” Agustín Figueroa.

ojo