EL LÁPIZ DE ASIÁN: La calle es una selva de cemento y de fieras salvajes...

05 de Septiembre del 2018 - 18:56
» Textos:

La columna del director de diario Ojo, Jaime Asián

Qué tal.

¿Se han dado cuenta de que, de un tiempo a esta parte, el delito -en todas sus layas- cohabita con mayor frecuencia entre nosotros y que cada vez es menor la enajenación de la gente? ¿Dónde está el ¡basta ya!?

Nos está pasando lo que a México: una fila de cabezas colgadas es materia olvidada inmediatamente, y una ruma de cuerpos cosidos a balazos en la guerra por el narcotráfico, es un periódico de ayer. Eso se llama mimetización con la violencia.

“La calle es una selva de cemento y de fieras salvajes, cómo no, ya no hay quién salga loco de contento, donde quiera te espera lo peor”. Esta otra verdad cantada del legendario Héctor Lavoe caza perfectamente con lo que sucedió ayer, frente al aeropuerto Jorge Chávez.

La fiera salvaje, en este caso, fue Víctor Soto, quien persiguió desde ventanilla a su ex pareja, Rosa Peralta, y, al bajar de la combi, le cortó el cuello frente a la atónita mirada de los transeúntes.

Los feminicidios, los asaltos, los audios de la vergüenza, los negociazos políticos y demás son una saga incontrolable. Me temo que, además, cunde el mal ejemplo bajo la premisa de que: si los Cuellos Blancos lo hacen, es decir se zurran en la justicia, nosotros por qué no.

ojo