Nos "regalan" tres puntos, pero no es para emocionarse tanto

Nos "regalan" tres puntos, pero no es para emocionarse tanto

Nos "regalan" tres puntos, pero no es para emocionarse tanto

01 de Noviembre del 2016 - 20:19

Fallo de la FIFA en contra de Bolivia favorece a la selección peruana y la gente se vuelve a ilusionar con la blanquirroja

Si con estos tres puntos que le acaban de dar a la selección peruana por el caso del boliviano-paraguayo Nelson Cabrera, Perú no llega a Rusia 2018, entonces tienen que irse todititos de la Videna.

Escribe: ERNESTO CAVAGNERI

Y lo que es la vida, esos mismos que decían que ganar en mesa es una vergüenza, ahora sienten que esos puntitos que la FIFA nos da es un regalo divino para la selección peruana. Hasta en eso no se ponen de acuerdo. Lo cierto es que primero deberían agradecer a los directivos chilenos, quienes fueron los que se dieron cuenta de la irregularidad cometida por los bolivianos. Nuestros gerentes de selección, quienes trabajan part time, deberían enviarle una misiva de agradecimiento a los mapochinos.

Al margen de qué si es bueno o no ganar en los escritorios lo que no se pudo en la cancha, hay que decirle a la gente que no se ilusionen demasiado, porque así como juega nuestra selección peruana, deberíamos darnos por servidos de que Venezuela y Bolivia sigan en el fondo de la tabla de posiciones que ahora se pone al rojo vivo con Chile como quinto y Argentina como sexto.

Sería lindo, es más, quiero decirle a todos que ahora sí vamos rumbo a la clasificación, pero eso es mentirle a la gente y nosotros no estamos para eso. No estamos para aplaudir los desaciertos de la gente que maneja esto. Jamás dudamos de la capacidad de Gareca como técnico de clubes, pero siempre discutimos su designación como cabeza de la selección peruana, teniendo en cuenta que era su primera experiencia al mando de un combinado nacional.

Ojo, nadie discute la entrega de los muchachos en la selección peruana, que están poniendo el pecho en las últimas fechas de estas eliminatorias por culpa de los irresponsables, que solo venían a vacacionar y también por culpa de directivos que sabían todo sobre los actos de indisciplina y jamás levantaron la voz. El día que en el Perú nos digamos las cosas de frente, ese día comenzaremos a crecer como país.

ojo