Ricardo Gareca y todo el país tras debut en Rusia 2018: “Perú no mereció perder”

Ricardo Gareca y todo el país tras debut en Rusia 2018: “Perú no mereció perder”

Ricardo Gareca y todo el país tras debut en Rusia 2018: “Perú no mereció perder”

17 de Junio del 2018 - 09:42
» Textos:

¡Fue una pena máxima! Perú cayó por 1-0 ante Dinamarca, pero ya se prepara para enfrentar a Francia

Los que asumen los retos, esos que piden el balón y le dicen al grupo “yo pateo”, son aquellos futbolistas que suelen marcar el camino de sus equipos. Los que cargan una mochila pesada y pueden generar alegrías o tristezas. Es parte del trabajo que desempeñan. Solo los que intentan, en ocasiones, fallan. A ellos los llaman cracks.

Christian Cueva integra ese selecto grupo. Porque cuando las papas más quemaban en el duelo del reestreno de Perú en los mundiales ante Dinamarca, “Aladino” chapó la lanza y se paró delante del balón, porque tenía la confianza de meter el primer gol de Perú tras 36 años de ausencia y porque justo a él fue que le convirtieron la falta dentro del área, que, después de unos minutos, fue confirmada por el árbitro Gassama vía VAR (videoarbitraje).

La imagen después de la ejecución de Cueva queda en un segundo plano. El “podría” o “hubiera” no cambiará nada. El “10” del “equipo de todos” creyó, pero esta vez no le salió. En general, en esta oportunidad, la suerte y la eficacia no estuvieron del lado de la mayor y sí, en cambio, con los daneses, quienes encontraron, por intermedio de Yussuf Poulsen, una falla en la zaga peruana para marcar y sentenciar el encuentro.

BUEN INICIO. 

Algunos llaman inexperiencia la actuación de ayer de la selección peruana. Pero los primeros 20’ del encuentro, los pupilos de Ricardo Gareca demostraron lo contrario. El buen toque y las triangulaciones en la zona medular y en ataque sorprendieron a Dinamarca. 

El estadio Arena Mordovia hacía casi inaudible las locuciones de los narradores con los cánticos desaforados de una población peruana. La fiesta se estaba armando en Saransk, pero faltaba la cereza de la torta.

André Carrillo puso el baile. La “Culebra” fue el más peligroso de Perú y por la banda derecha hizo y deshizo. Su velocidad galopante, su gambeta corta para engañar y larga para embestir, así como sus remates de larga distancia, fueron las armas de Perú en su afán de vulnerar al buen golero Schmeichel, de buen partido.

La primera intervención de André fue a los 12 minutos. Dejó a dos daneses como conos, entró en diagonal hacia el área y metió un zurdazo que el portero desvió. Farfán la tuvo en sus pies también, hizo una diagonal y pateó en primera, pero el pie de un zaguero la desvió hacia el córner. Parecía que el gol estaba en la puerta del horno, listo para hacer delirar a todo un pueblo. Pero la verdad es que en esta oportunidad la suerte no estuvo de nuestro lado. Los grandes sucesos de las Eliminatorias, que hacían mencionar a más de uno: “Están pasando cosas”, en realidad no pasaron. Los jugadores del “Tigre” estuvieron de espaldas al arco. Como para confirmar esa frase, Cueva desperdició un penal. Según MisterChip, desde 2010, cuando Villa mandó su penal fuera del arco ante Honduras, no sucedía algo similar. Ocho años después, en Rusia, Cueva avivó esas estadísticas que nadie quisiera leer.

Se jugaban los últimos minutos de la primera parte, cuando “Aladino” fue derribado en el área de Dinamarca, luego de hacer un alucinante amague a Poulsen, quien dejó su pie en el de Cueva y se lo llevó de encuentro.

No obstante, el juez de Gambia ordenó: “Siga, siga”, lo que provocó un airado reclamo de todo el cuerpo técnico y jugadores. Desde el Video Asistencia Arbitral le comunicaron que debía de revisar la jugada, porque, evidentemente, era dudosa. El árbitro así lo hizo y cobró la pena máxima.

En Rusia, Perú y en cada rincón del mundo, los hinchas celebraban, pero faltaba el gol para generar un terremoto. No obstante, Cueva puso el pie muy abajo del balón, y este se fue metros arriba del travesaño.

En el complemento, Poulsen derribó las esperanzas de la bicolor al convertir el único tanto a los 59’. Una desconcentración en la defensa dejó libre a Paulsen, quien colocó el balón por el lado derecho de Gallese. Luego, la Blanquirroja insistió, pero la suerte -o como quieran llamarlo- no estuvo del lado de la selección. Ante Francia y Australia será una final. Nada está perdido.

FE. 

Tras el partido, el técnico Ricardo Gareca dijo el equipo no mereció perder, aunque ya volteó la página y se concentra en Francia.

“Fueron dos selecciones que intentaron siempre jugar. Perú tuvo para ponerse arriba en el marcador, no tengo que reprochar nada, el resultado no es lo que refleja el desarrollo del juego. Lo que me deja tranquilo es la entrega. Lamento no poder dar por lo menos un empate merecido a la gente que vino de tan lejos. El fútbol es eficacia, me gusta que el equipo genere a través de asociaciones, lo conseguimos por momentos, al frente estaba una gran selección, ahora viene Francia, teníamos muchas expectativas y tenemos que recuperarnos”, sentenció el “Tigre”.

“Yo creo que el equipo no mereció perder en cuanto a lo que tengo visualmente, después tendré que analizarlo más profundamente en el video”, añadió.

HAY MÁS...

ojo